La Asunción Perros

¿Por qué tiembla mi perro?

por qué tiembla mi perro

En cuanto llega el frío, aumenta la frecuencia con la que me preguntan ¿Por qué tiembla mi perro?, y además, suele ir acompañado de otras preguntas como ‘¿Los perros tienen frío?’. En este artículo os voy a ayudar a diferenciar entre temblores fisiológicos (normales) o temblores patológicos (originados por una enfermedad), ya que son muchas las situaciones o las patologías en las que nuestro perro puede presentarlos. Los temblores son movimientos oscilatorios involuntarios y rítmicos de grupos musculares recíprocos y antagónicos.

Temblores fisiológicos

Los tembolores fisiológicos son aquellos que pueden aparecer en una situación no patológica, como respuesta normal del organismo a un estímulo.

– Temblor por frío:

Al bajar la temperatura ambiental es muy típico que empecemos a ver algún que otro temblor cuando nuestro perro está en su cama, notamos que busca más acurrucarse entre nosotros cuando tenemos una manta echada encima. La razón es que estos movimientos (temblores) se utilizan en la termorregulación para poder así aumentar la temperatura corporal y suavizar su sensación de frío. A pesar de tener su cuerpo cubierto de pelo, sí, también pueden tener sensación de frío.

– Temblor al dormir:

Algunos propietarios se asustan cuando ven a sus animales durmiendo y, de momento, empiezan a agitarse, temblar, algunos de ellos hasta agitan las extremidades, hasta pueden ladrar, etc. No os preocupéis, nuestros animales también pueden soñar y no es más que eso.

– Temblor tras un ejercicio intenso:

Es muy típico en animales que hacen rutas largas por montaña, carreras, etc., especialmente si no están muy entrenados. Al quedarse en reposo, los músculos pueden presentar algún temblor involuntario por el esfuerzo pero al cabo de un rato se van relajando.

– Temblor por miedo/estrés:

Hay quien clasifica este tipo de temblor dentro de los temblores patológicos pero se trata de un temblor puntual sin estar originado por una enfermedad concreta. Es muy típico cuando se exponen a algo que les da miedo como los fuegos artificiales o cuando se suben a la mesa de la consulta, aunque los veterinarios siempre los tratamos con mucho cariño y les damos alguna que otra golosina, muchos de ellos saben que les toca un pinchazo y reaccionan de esta manera al igual que nosotros cuando vamos al dentista o al hospital aún sabiendo que no nos van a hacer daño.

Temblores patológicos

Son muchas las patologías que pueden cursar con algún tipo de temblor. A continuación os hablo de las más frecuentes pero es muy importante señalar que aunque algunos temblores pueden ser muy diferentes entre ellos, otros pueden ser muy similares, por lo que, en estos casos, lo ideal es grabar un vídeo en ese momento y acudir con nuestro perro al veterinario.

– Fiebre:

Si tu perro presenta leves temblores y al mismo tiempo lo notas decaído, sin ganas de moverse, ni de comer, etc. Puede ser que su temperatura corporal esté alta. Podéis tener disponible en casa un termómetro exclusivo para ellos (ya que hay que tomar la temperatura vía rectal) pero debe ser un profesional el que os enseñe a tomar la temperatura de manera correcta.

– Dolor:

Es muy típico que, cuando los perros tienen gastroenteritis y dolor en la zona del abdomen, presenten algunos leves temblores. Este es de los temblores que más asusta a los dueños de perros ya que, aunque la causa sea leve, suele venir sin que nadie se lo espere y sin razón aparente. La mayoría de veces son por algo que han comido y no debían comerlo pero son muchísimas las patologías que pueden darse a nivel abdominal acompañadas de dolor. También puede haber dolor localizado a nivel óseo/muscular y generar temblores en esa zona, esto suele aparecer en perritos geriátricos que tienen artrosis y/o artritis, donde los temblores son más frecuentes en las extremidades.

– Hipoglucemia:

Una bajada de azúcar (glucosa) puede derivar en una pérdida de equilibrio, temblores, etc. Hay que tener especial cuidado en las razas toy, por lo que siempre os aconsejo tener un poco de miel a mano para restregársela por las encías y que se absorba rápidamente.

– Intoxicaciones:

Os invito a leer un artículo reciente sobre las intoxicaciones más frecuentes, ya que es un tema extenso y muchas de ellas pueden generar temblores.

– Moquillo canino:

Es una enfermedad originada por un virus. Afecta principalmente a cachorros que no se han vacunado. Esta enfermedad presenta muchas formas y una de ellas es la neurológica, con un pronóstico grave. En este caso, los temblores pueden ir acompañados de tics, pérdida de equilibrio, etc. y en los casos más graves pueden aparecer convulsiones. Antes de la fase neurológica suelen aparecer otros síntomas como signos digestivos (vómitos y diarreas), toses, mucosidad abundante, legañas, conjuntivitis y problemas de piel en otros casos.

– Convulsiones:

Al igual que en el caso de las intoxicaciones, tenéis disponible en el blog un artículo específico sobre las convulsiones, ya que es otro tema bastante extenso que podéis conocer visitando la entrada.

Existen otras tantas causas que pueden generar temblores en nuestros animales, pero estas son las más frecuentes en la clínica. Espero que os sea de ayuda e interés y, en caso de sospechar que vuestro perro sufre algún temblor patológico, no dudéis en poneros en contacto conmigo o con vuestra clínica veterinaria.

*******IMPORTANTE******* Todos los comentarios son leídos y contestados pero debéis tener en cuenta que dependiendo de la carga de trabajo en la clínica podemos tardar varios días en contestar. Por lo que si la duda es sobre un síntoma de urgencia por favor id rápidamente al veterinario más cercano.

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies