Gatos La Asunción Perros

Principales intoxicaciones en perros y gatos

intoxicacion de perros y gatos

Hace unas semanas tuvimos que atender de urgencias a Sweety, una perrita que había ingerido unas cuantas pastillas de un antiinflamatorio muy usado por las personas (Ibuprofeno), y aunque la pobre lo pasó bastante mal, afortunadamente tuvo un final feliz y está junto a su familia y sin secuelas. Es por eso que, con el artículo de hoy, quiero informaros de las principales intoxicaciones que sufren los animales de compañía y cómo actuar en cualquier caso. Sweety tuvo suerte pero no todos tienen un final tan feliz.

¿Qué es una intoxicación?

Las intoxicaciones (sustancia o tóxico en un organismo en suficiente dosis como para producir un daño) pueden ser agudas o crónicas. Las intoxicaciones agudas se producen cuando hay poco tiempo de exposición al tóxico y con rápida aparición de signos clínicos. Por el contrario, las crónicas son aquellas donde el organismo está en contacto prolongado con el tóxico y los signos clínicos aparecen más lentamente en el tiempo.

En este artículo no solo quiero daros información sobre los posibles accidentes, sino que también quiero advertir de las consecuencias que pueden tener cuando se medican a nuestros perros y gatos con medicamentos de personas.

Las principales intoxicaciones en perros y gatos que atendemos de urgencias son…

Las mayoría de intoxicaciones que atendemos en el servicio de urgencias son agudas y las más destacadas son las siguientes:

– Por medicamentos destinados a humanos:
Hay gente que cree que los animales toleran los medicamentos igual que las personas, pero nada más lejos de la realidad. En este caso, medicamentos como el Paracetamol o el Ibuprofeno son los principales causantes de las intoxicaciones, pero también es bastante común que los animales ingieran pastillas anticonceptivas, vitaminas, etc.

En el caso del Paracetamol, debido a un metabolito activo que reduce la concentración de glutatión hepático y eritrocitario, las principales lesiones que se producen son a nivel hepático o sanguíneo. El pronóstico en gatos es peor y la muerte es más rápida porque se afecta más a las células sanguíneas, en el caso del perro es el hígado el principal afectado. La dosis tóxica para los perros está en torno a los 150 mg/kg, mientras que en el gato es menor, de unos 50 mg/kg. Pensad que existen comprimidos de hasta 1000 mg.

Los síntomas que se pueden detectar en casa son: decaimiento, vómitos, dolor abdominal y orina de color oscuro en los perros. En los gatos: depresión, vómitos, producción exagerada de saliva, cianosis (color azul de las mucosas y piel por falta de oxígeno), dificultad respiratoria, edema facial y en las garras.

En cuanto al Ibuprofeno, es un AINE (Antiinflamatorio No Esteroideo), su mecanismo de acción es bloquear la producción de prostaglandinas y disminuir los efectos de estas, por lo que se produce toxicidad renal y a nivel gastrointestinal.
Una dosis mayor de 500 mg/kg puede producir muerte súbita. Los principales síntomas que aparecen en perros y gatos son vómitos, úlceras gástricas e insuficiencia renal.

intoxicacion por medicamentos

– Por sustancias estupefacientes como la marihuana o la cocaína:
Ambos actúan a nivel cerebral. En el caso de la marihuana, interactúa con muchísimos neurotransmisores (los que más os pueden sonar son la serotonina y la dopamina entre otros). Es raro que se produzcan muertes por su ingestión, la dosis letal está en torno a los 3 g/kg, pero sí es muy común ver intoxicaciones por marihuana en urgencias veterinarias (la mayoría de las veces porque se tragan el cigarro con la marihuana en un descuido de los dueños).

Los signos clínicos más comunes son midriasis (dilatación de la pupila), depresión, hipotermia, cambios bruscos de comportamiento, agresividad puntual, temblores musculares, nistagmo (movimientos de los ojos sin control) y convulsiones en algunos casos.

En cuanto a la cocaína, la intoxicación puede producirse por ingestión o por inhalación. Actúa estimulando la liberación y el bloqueo de la recaptación de catecolaminas presinápticas. Los signos clínicos son a nivel neurológico como taquicardia, taquipnea, arritmias, vasoconstricción, fiebre, hipertensión, convulsiones, alteración en el comportamiento e incluso muerte súbita.

intoxicacion por marihuana

– Por ingestión de basura:
Generalmente este tipo de intoxicaciones se ve más en perros que en gatos (muy rara en gatos), ya que los gatos tienen un apetito más selectivo (y los perros son más ‘aspiradora’).
Lo que se produce realmente es una enterotoxemia, que es una liberación de toxinas por parte de ciertas especies de bacterias que pueden encontrarse en la basura. Esta enterotoxemia ataca, principalmente, al sistema digestivo pero también puede afectar al sistema nervioso por esas toxinas.
Las bacterias implicadas con mayor frecuencia son Escherichia coli, Clostridium perfringens, Clostridium botulinum, Staphylococcus, Streptococcus y Salmonella (la causante de la conocida salmonelosis).
Los signos clínicos suelen aparecer a las 3 horas tras la ingestión y entre ellos, vómitos, diarrea que puede ser hemorrágica, deshidratación, fiebre, etc. La gravedad aumenta cuando aparece el shock endotóxico junto a la depresión, hipotensión, hipotermia o hipertermia…
La muerte en esos casos puede producirse al aparecer secundariamente CID (Coagulación intravascular diseminada), síndrome de respuesta infamatoria sistémica o síndrome de disfunción orgánica simple.

– Por venenos:
Hay diferentes venenos que nuestros perros y gatos pueden ingerir. Sin duda alguna, en el número 1 de la lista aparecen los raticidas por lo que, si tenéis ratas y mascota en casa debéis andar con mil ojos y, preferiblemente, no utilizar raticidas si no queréis tener un disgusto.

Raticidas anticoagulantes: Actúan inhibiendo la enzima responsable de reciclar la vitamina K, por lo que se reduce la producción de los factores de coagulación dependientes de esta vitamina, como son el factor II, VII, IX y X.
Hay muchos tipos de raticidas y cada uno es diferente en cuanto a tiempo de acción, letalidad, etc.
Los signos clínicos son comunes en todos ellos y, entre estos aparece debilidad, depresión, palidez de mucosas, melena (sangre digerida en las heces), hemorragias en mucosas, hemorragias, hematomas, etc. La causa más común de muerte es por hemorragia a nivel torácico.

Existen otros venenos, como los organofosforados y carbamatos, que realmente se utilizan como insecticidas en fumigaciones. Estos atacan al sistema nervioso por lo que la sintomatología es diferente a la de los raticidas. En el caso de los insecticidas suele aparecer salivación excesiva, lagrimeo, vómitos, diarreas, parálisis y convulsiones, entre otros.

intoxicacion por raticidas

¿Cómo debo actuar si veo a mi animal ingerir alguna de estas sustancias o sospecho de su ingestión?

En este caso es muy importante el tiempo y se debe actuar de la forma más rápida posible. Cada una de las sustancias anteriormente explicadas tiene tratamientos diferentes por lo que es de vital importancia acudir al veterinario de forma urgente.
Igualmente importante es llevar una muestra de la sustancia que se ha ingerido para que podamos evaluar y conocer bien el principio activo. La gente, en el caso de las drogas, no suele decirnos la verdad y eso nos dificulta y retrasa muchísimo el trabajo, es muy importante aportar este tipo de información para intentar salvarle la vida a tu perro o gato.
Además del tratamiento, en la mayoría de los casos se requiere de hospitalización del animal, hay que provocarles el vómito (esto siempre dependiendo del tiempo que haya pasado tras la ingestión), en algunos casos hacer lavados de estómago, y en otros, analíticas posteriores para ver que no se haya afectado la funcionalidad renal o hepática.

Prevención de las intoxicaciones

En este caso es mejor prevenir que curar. Lógicamente siempre puede haber descuidos pero es muy importante no dejar todas estas sustancias al alcance de los niños ni de los animales. En cuanto a los fármacos, los blíster suelen llamar mucho la atención de perros y gatos por el ruido que hace el plástico, por ello os recomiendo tener todos los medicamentos guardados en una caja y en un armario alto.

También es recomendable tener cubos de basura sin fácil apertura de la tapa, otra opción es guardarlo dentro de un armario o, si tienes galería, sacarlo a la galería y cerrar la puerta. En cualquier caso, que no tengan un fácil acceso a la basura.

Espero que este artículo os sea de utilidad para conocer qué sustancias pueden afectar de forma muy grave a nuestros perros y gatos, y así tener especial cuidado con ellas.

*******IMPORTANTE******* Todos los comentarios son leídos y contestados pero debéis tener en cuenta que dependiendo de la carga de trabajo en la clínica podemos tardar varios días en contestar. Por lo que si la duda es sobre un síntoma de urgencia por favor id rápidamente al veterinario más cercano.

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies