Gatos La Asunción

Golpe de calor en gatos: causas, síntomas y cómo evitarlo

Golpe de calor en gatos: causas, síntomas y cómo evitarlo

Durante el verano, y más en nuestra zona, las temperaturas pueden elevarse muchísimo, siendo peligroso tanto para nosotros como para nuestros amigos peludos. En esta escena, aparece una de las urgencias más frecuentes, el golpe de calor, que siempre relacionamos con los perros pero que, como os enseño en el artículo de hoy, puede darse en gatos.

Causas del golpe de calor en gatos

El golpe de calor es un aumento de la temperatura corporal que se produce por la incapacidad de nuestro gato de regular su temperatura después de haber estado expuesto a mucho calor o ejercicio excesivo. Su temperatura puede elevarse a unos 42 ºC (rango normal 38-39’5 ºC) y dañar órganos internos, produciéndose la muerte en poco tiempo si no se actúa rápidamente.
Las causas que pueden ser:

  1. Deshidratación
    Tenemos que asegurarnos de que nuestro gato tenga agua limpia y fresca disponible todos los días. Si nos vamos de casa un par de días, habrá que dejar más de un bebedero lleno por si alguno jugando se volcara o se ensuciara. Los gatos son animales muy pulcros y estrictos con la limpieza, si el agua está en mal estado o cae algo dentro, puede que ya no beban hasta que se les cambie.
  2. Temperatura
    Los ambientes con alta humedad y temperatura predisponen a los golpes de calor, sobre todo si los gatos no tienen acceso a una sombra o zona más fresca. Ellos activarán sus mecanismos de autorregulación del calor mediante el sudor que expulsan por las almohadillas y otras partes de su cuerpo, incluso jadeando con la boca abierta y respiración más entrecortada, pero estos mecanismos pueden ser insuficientes si la temperatura exterior es muy alta.
  3. Espacios cerrados
    Transportines, jaulas y demás espacios reducidos con poca ventilación crean un ambiente perfecto para un golpe de calor. Aquí se alcanzan temperaturas altas en poco tiempo y son un hervidero para nuestras mascotas. Mucho cuidado con dejarlos dentro de su transportín en el coche, ya que los cristales hacen de lupa y en cuestión de minutos la temperatura se vuelve peligrosa.
  4. Exposición al sol
    Los gatos evitarán el sol excesivo si tienen la oportunidad de refugiarse en una sombra, debemos de asegurarnos si están en el exterior, que tienen un techado o caseta, y en casa, ventilar frecuentemente.

Síntomas de golpe de calor en gatos

Al considerarse una urgencia, quiero que os queden claros los síntomas más comunes del golpe de calor. Si el dueño los identifica a tiempo, podemos actuar más rápido y evitar un daño mayor.

  • Jadeo muy rápido con babeo
  • Debilidad o tambaleos
  • Temblores musculares
  • Lengua y encías muy enrojecidas, o con tonos azulados
  • Ritmo cardíaco acelerado

Lo ideal es tener un termómetro digital para ponerlo en el ano. Si la temperatura sube de 40º, hay que llamar al veterinario.

¿Qué hacer si tu gato sufre un golpe de calor?

Si sospechamos que nuestro gato puede estar sufriendo un golpe de calor, lo primero es llamar a nuestro veterinario, porque seguramente será necesario acercarlo a la clínica para estabilizarlo y ponerle tratamiento de soporte. En casa, podemos tomarle la temperatura para confirmar que está elevada e intentar bajarla con paños templados (nunca hielo o agua helada) en la zona del abdomen, muslos y cuello, todo esto mientras nos preparamos para ir al veterinario. NUNCA meter en la bañera y mojar de golpe.

¿Cómo evitar el golpe de calor en gatos?

En esta época del año es especialmente importante prestar atención a cosas como los bebederos, cambiando el agua a diario, incluso dos veces al día si la vemos sucia o demasiado caliente. La sombra y la ventilación también nos ayudarán a evitar el golpe de calor, podemos fabricar en casa un pequeño espray con agua del tiempo para refrescarlos de vez en cuando. En algunas razas de gato, una visita al peluquero para retirar el manto con cepillado puede aliviarles, pero ojo con pelar en exceso porque el pelo protege del sol y puede ser dañino.
Retrasar la hora de la comida al atardecer, y aumentar la porción húmeda de forma controlada para mantenerlos hidratados, son otras medidas que podemos tomar en verano.
Por supuesto, tened en cuenta que no solo los factores externos pueden aumentar las posibilidades de que se dé un golpe de calor, la obesidad hace que se multiplique el riesgo en nuestro gato, por eso es tan importante controlar su peso durante toda la vida. Además, las razas braquicéfalas (persas, exotic shorthair, etc) también sufren peores consecuencias frente a un golpe de calor porque su capacidad de refrigerarse con el jadeo está más limitada que en el resto de gatos.

Conclusión
Aunque el golpe de calor es muchísimo más frecuente en perros que en gatos, hay que evitar situaciones de riesgo como dejar encerrado a nuestro gato en un transportín en zonas al sol, poco ventiladas, y sobre todo, en el coche.
Si creemos que nuestro gato está sufriendo un golpe de calor, hay que enfriarlo con agua del grifo (nunca hielo) y llevarlo al veterinario lo antes posible.

No te pierdas estos otros artículos

Sin comentarios

    ¡Déjanos un comentario!