Alimentación Enfermedades Gatos La Asunción Perros

Dieta renal para perros y gatos

Dieta renal para perros y gatos

El artículo de hoy trata de la importancia de la dieta en la insuficiencia renal crónica en perros y gatos. Aunque hace unos años hablé en otro artículo sobre la insuficiencia renal en perros y gatos, hoy me gustaría retomar el tema y hacer hincapié en la dieta, por los beneficios que tiene para los animales enfermos del riñón y porque la insuficiencia renal sigue siendo una de las enfermedades más frecuentes y que más sufrimiento causa a nuestras mascotas y sus dueños. Si además lo publico en esta fecha, es porque en verano puede haber una mayor frecuencia de casos o un empeoramiento a causa del calor y de la falta de hidratación.

Alimentación en perros y gatos con insuficiencia renal

Muchos estudios demuestran que los perros con insuficiencia renal crónica alimentados con un pienso especialmente formulado, viven dos veces más y con más calidad de vida que aquellos alimentados con un alimento normal para perros adultos. Además, los gatos alimentados con estas dietas tienen una supervivencia media de más de un año en comparación con los que no la toman.

Los lectores de mis artículos estarán acostumbrados a leerme defendiendo constantemente una dieta a base de pienso de alta calidad para prevenir y hasta tratar diversas enfermedades. Como veis, en este caso todavía cobra más importancia una alimentación especial.

La importancia de la función de los riñones

Los riñones son dos órganos ubicados en el abdomen. Tienen varias funciones muy importantes como ser los encargados de filtrar la sangre y eliminar las sustancias de desecho, elaborar hormonas como la eritropoyetina (estimula la producción de glóbulos rojos), la renina (regula la presión arterial) y la vitamina D. Además, mantienen un equilibrio saludable de agua, iones como el sodio y el potasio y minerales como el calcio y el fósforo en la sangre.

Cuando los riñones no pueden realizar bien su trabajo se produce la insuficiencia renal. Esta puede ser aguda (puede recuperarse o acabar con la vida del animal) o crónica (dura para toda la vida). En la mayoría de zonas de España, una de las causas más frecuentes de insuficiencia renal aguda es la leishmaniosis (enfermedad del mosquito).

Los síntomas que nos podemos encontrar son inespecíficos: pérdida de apetito y de peso, síntomas gastrointestinales (vómitos y diarrea), letargia, no orina o muy poco u orina en exceso, mal aliento, dolor en abdomen (postura encorvada o no quiere moverse), mucosas pálidas (anemia), pelaje en mal estado, ataxia o convulsiones.

Tipos de insuficiencia renal

A diferencia con la insuficiencia renal crónica, la aguda es, en determinados casos, potencialmente reversible. Los indicadores pronósticos más importantes son la gravedad de la azoemia, las lesiones anatomopatológicas y la respuesta al tratamiento. La insuficiencia renal aguda suele ser más peligrosa y puede acabar con la vida del animal en pocos días. En la crónica es posible controlarla durante meses e incluso años aunque es bastante probable que acabe teniendo también tristes consecuencias.

El tratamiento médico de la insuficiencia renal aguda va dirigido a eliminar la causa responsable, a la corrección de las alteraciones en fluidos, electrolitos y ácido/base, y a alcanzar y mantener una presión sanguínea normal e instaurar o preservar la producción de orina.

El tratamiento médico de la insuficiencia renal crónica consiste en combatir o retardar la progresión de la lesión renal, también a proteger lo máximo posible el órgano para mantener la mejor calidad de vida del animal, y además un tratamiento sintomático para controlar las complicaciones asociadas a la enfermedad (vómitos, pérdida de apetito y peso, deshidratación, etc.).

Tratamiento e importancia de una dieta renal especifica

Como comentaba al inicio del artículo, además del tratamiento con fármacos y fluidos, en la enfermedad renal, la nutrición juega un papel muy importante. Existen muchas marcas de alta gama con piensos formulados para ayudar al funcionamiento de los riñones, por lo que una vez que se ha estabilizado al perro o al gato, se debe instaurar cuanto antes.

Una de las cosas más importantes es la hidratación. Estos animales tienen que beber todo el agua posible e incluso se pueden utilizar dietas húmedas para aumentar la ingesta de agua.

El tratamiento dietético consiste en restringir el contenido en proteínas, fósforo y sodio, y en proporcionar cantidades suficientes de calorías, vitaminas y minerales. En el caso del gato, es además muy importante darle un pienso suplementado con potasio, ya que se ha observado una carencia en gatos con insuficiencia renal crónica.

Para cubrir las necesidades energéticas e impedir el catabolismo de las proteínas endógenas, es útil el empleo de lípidos como fuente de energía, ya que proporcionan alrededor del doble de calorías que los carbohidratos por gramos consumido (así aumentan la densidad energética del alimento, permiten reducir el volumen de la ración y, por tanto, reducir el riesgo de náuseas y vómitos) y mejora la palatabilidad y la aceptación por parte del animal de dicho alimento.

Para disminuir la formación de productos de desecho nitrogenados, necesitamos una dieta que contenga una cantidad reducida de proteínas de alta calidad y de calorías no proteicas adecuadas. Deben utilizarse fuentes de proteínas de alta calidad en la formulación de estas dietas para minimizar los riesgos de carencia de aminoácidos esenciales y, si fuera necesario, se puede suplementar con aminoácidos puros.

Con las dietas renales pretendemos normalizar la concentración de fósforo en la sangre, lo cual puede alcanzarse limitando el consumo de fosfatos de la dieta y, en fases muy avanzadas, puede ser útil el empleo de quelantes intestinales de fósforo para reducir la biodisponibilidad del fósforo alimentario. Aunque se desconoce el mecanismo por el cual la restricción de fosfatos hace más lento el avance de la insuficiencia renal, se cree que esa disminución de la retención de fosfato reduce la mineralización de los tejidos blandos o la previene del hipertiroidismo secundario.

Las vitaminas hidrosolubles son excretadas en la orina y puede haber carencia de ellas debido a la poliuria asociada con la insuficiencia renal crónica. Es por esto que las dietas renales deben tener un contenido adecuado de estas vitaminas.

Para evitar la acidosis metabólica puede ser interesante suplementar la dieta con agentes alcalinizantes como el bicarbonato sódico, el carbonato cálcico o el citrato potásico.

Se cree que el daño oxidativo de los radicales libres representa un papel importante en la progresión de insuficiencia renal crónica. La vitamina E, vitamina C, la taurina, los carotenoides y los flavanoles son antioxidantes eficaces para atrapar los radicales libres.

Los altos niveles de ácidos grasos omega 3 en la dieta parecen mejorar la tasa de filtración glomerular a largo plazo.

La fibra es de reciente incorporación en el tratamiento nutricional de la insuficiencia renal. La fibra aumenta la motilidad del tracto gastrointestinal, disminuyendo el tiempo de tránsito del contenido fecal en el colon. De esta manera mejora la calidad de la microbiota intestinal, haciendo que la absorción de nutrientes sea más efectiva y además, la microbiota intestinal consume urea, disminuyendo la cantidad acumulada en sangre que provoca la toxicidad.

Dietas renales comerciales

En general se suele elegir una dieta renal comercial por su eficacia y por su comodidad. En el caso de que el animal no esté acostumbrado a comer pienso o no quiera, también se pueden utilizar alimentos que tengan beneficios, o que al menos no perjudiquen, al funcionamiento de los riñones. Hay que tener en cuenta que a largo plazo es posible que falte algún nutriente importante y por eso son más recomendables las dietas comerciales.

Algunos de estos alimentos serían:

  • Arroz blanco.
  • Carnes de alta calidad como la del cerdo, ternera o cordero.
  • Pescados como el salmón, bonito o caballa.
  • Frutas para aportar hidratación, vitaminas y fibra como la zanahoria, manzana, pera o sandía.
  • Aceite de oliva virgen como suplemento de ácidos grasos.

Conclusión: la insuficiencia renal es una enfermedad muy grave, que puede llegar a ser mortal y que necesita una combinación de tratamientos, muchas veces de por vida. Aunque todos los tipos de tratamiento para esta patología son importantes, está demostrado que la dieta renal aumenta la calidad y la esperanza de vida.

*******IMPORTANTE******* Todos los comentarios son leídos y contestados pero debéis tener en cuenta que dependiendo de la carga de trabajo en la clínica podemos tardar varios días en contestar. Por lo que si la duda es sobre un síntoma de urgencia por favor id rápidamente al veterinario más cercano.


Las respuestas a las consultas de los lectores son opiniones del autor del artículo. Se basan únicamente en la información aportada por el lector y están muy limitadas al no poder realizar la exploración física y pruebas necesarias del paciente.

2 Comentarios

  • Responder
    Casandra
    el 27 junio, 2020 a las 11:25

    Muchas gracias por la info. Muy interesante, tomo nota para mi gato Shai. En su caso estoy muy limitada porque además sufre estreñimiento pero con vuestra ayuda está muy bien. Nos vemos en la clínica!

    • Responder
      Alfredo
      el 29 junio, 2020 a las 12:14

      Gracias a ti, Casandra! Estás haciendo un muy buen trabajo con tu Shai. Está en muy buenas manos. Un saludo, Alfredo.

    Deja un comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies