Enfermedades La Asunción Perros

Tos de las perreras

Tos de las perreras

¿Qué es la tos de las perreras?

Si soléis pasear a vuestro perro por los parques o tenéis alguna relación con una protectora de animales, es bastante fácil que conozcáis la enfermedad de la que voy a hablaros hoy. La ‘tos de las perreras’ es el nombre común de la traqueobronquitis infecciosa canina (la traqueobronquitis es la inflamación de la tráquea y los bronquios). Se trata de una infección leve de las vías respiratorias superiores, no suele ser grave pero sí es altamente contagiosa, de ahí su nombre.

Para que os podáis hacer una idea, se trataría de algo parecido a nuestro resfriado o gripe, solo que en el caso de los perros, el principal síntoma es la tos. Y sí, los perros también se pueden constipar. De hecho, varias veces al año, acuden prácticamente juntos unos cuantos perros con el mismo problema, al igual que pasa con la gripe en los consultorios de personas durante el invierno.

¿Por qué mi perro está enfermo si no vive en una perrera?

La enfermedad recibe este nombre porque hace años atrás aparecía de forma brusca en perreras, protectoras, criaderos, etc., en definitiva, en lugares con una alta población de perros. Hasta hace relativamente poco, la población canina en los hogares españoles no era tan alta como la actual. Al ser altamente contagiosa, una vez que entra en un lugar con alta población canina, poca ventilación, donde pueden estar inmunodeprimidos, sin vacunación previa, etc. los animales suelen enfermar y desarrollar la enfermedad uno detrás de otro.

Hoy en día, es habitual que cualquier perro pueda enfermar, ya que la población de perros en nuestros hogares ha aumentado, los llevamos mucho a parques caninos y se relacionan entre ellos por la calle.

¿Qué lo causa y cómo se produce el contagio?

Esta infección es multietiológica, lo que quiere decir que suele estar producida por varios microorganismos a la vez. Los más comunes son una bacteria, la Bordetella bronchiseptica, y el virus de la Parainfluenza canina. En otros casos, también pueden estar implicados Mycoplasmas y el Adenovirus tipo 2.

El contagio se produce por inhalación (‘por el aire’) o por contacto directo con secreciones nasales de animales enfermos. Eso hace que el contagio sea muy fácil y pueda producirse en cualquier situación.

Síntomas de la tos de las perreras

Como en muchas otras enfermedades, hay animales contagiados que no mostrarán síntomas (asintomáticos) pero pueden seguir transmitiendo la enfermedad a otros, y otros que sí desarrollarán la enfermedad.

Puede afectar a perros de cualquier edad. Lo más llamativo es la aparición de forma aguda (brusca) de tos. Además, suele ser una tos característica que los propietarios definen como una carraspera, tos de fumador, y que muchas veces confunden con un cuerpo extraño alojado en la garganta y se asustan al pensar que su perro se está asfixiando. También es muy típico que en la consulta comenten que ‘han pasado la noche sin pegar ojo porque el perro no paraba de toser’. Por supuesto, es muy importante explorar al animal para descartar otras patologías que puedan causar tos, como enfermedades del corazón o estrechamientos de la tráquea.

La exploración física en la consulta es importante, ya que necesitamos comprobar si el reflejo tusígeno (reflejo para toser, explorando la zona de la tráquea) es positivo.

También pueden aparecer otros síntomas como fiebre, estornudos, vómitos que asemejan a ‘clara de huevo batida’. Esto último en realidad no es vómito, es saliva concentrada que tiran por los repetidos esfuerzos de las toses.

Prevención

Aunque existe una vacuna específica para esto, no va a evitar el 100% de los casos, ya que como dije anteriormente, esta enfermedad está causada por varios patógenos, y no todos se encuentran en la vacuna. Además, depende también del sistema inmune del animal y de la zona de paseo o convivencia con otros perros. Quizás lo más adecuado sea evitar aglomeraciones de perros en los meses de octubre a febrero aunque también puede aparecer en otros momentos del año.

Conclusiones

La gran mayoría de casos responden muy bien al tratamiento por lo que no se considera una enfermedad grave. Hay que tener especial cuidado con los cachorros y los animales inmunodeprimidos, ya que en ellos puede complicarse con una neumonía, que sí es mucho más grave.
En el caso de que enfermen, se recomienda hacer reposo estricto, llevar a cabo las indicaciones del veterinario en cuanto al tratamiento, evitar salir al parque esos días y evitar zonas donde se concentren otros perros para evitar contagios.

*******IMPORTANTE******* Todos los comentarios son leídos y contestados pero debéis tener en cuenta que dependiendo de la carga de trabajo en la clínica podemos tardar varios días en contestar. Por lo que si la duda es sobre un síntoma de urgencia por favor id rápidamente al veterinario más cercano.

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies