Gatos La Asunción

¿Por qué me muerde mi gato?

por que me muerde mi gato

Los amantes de los gatos suelen estar muy interesados en conocer todo lo referente a su mascota, por poco importante que parezca, después de que varios clientes me lo preguntaran, hoy intentaré aclararos una duda bastante habitual entre los dueños de gatos, y es el por qué nos muerden: ¿por juego?, ¿por miedo?, o tal vez, ¿enfado?.

Los gatos puede morder en situaciones muy dispares: por agresión, por juego, porque esté cansado de las caricias e incluso por amor (sí amigos, es eso que dicen de amores que matan). Ellos, con su lenguaje corporal nos dan muchas pistas del por qué de su acción, pero muchas veces no conseguimos descifrarlo a tiempo. Como ya sabéis, son bastante complicados en cuanto a comportamiento, o por lo menos, a nosotros nos cuesta mucho entenderlo.

Hay gatos que muerden cuando juegan con objetos, con otros animales y otros que nos muerden a nosotros. Recordad que los gatos son cazadores por naturaleza por lo que conservan ese instinto de caza de manera permanente aunque nadie se lo haya enseñado. Los gatos que muerden nuestras manos jugando, suelen hacerlo porque nosotros los hemos acostumbrado a ello. Lo ideal para evitar este comportamiento en un futuro es evitar usar las manos para jugar cuando son pequeños. Es bastante recomendable educarlos desde pequeños a morder juguetes y nunca nuestras manos, ya que cuando empiezan a jugar, la mayoría de las veces no logran controlar sus impulsos, haciéndonos bastante daño. Pensad que hay muchos juguetes en el mercado que podéis emplear. Buscad siempre el que mejor se adapte al carácter de tu pequeño gato: plumas, cañas, juguetes de tela, etc. En el caso de tener un gato muy travieso, que le encante saltar de repente cuando vais caminando por la casa para morderos las piernas, os recomiendo otro tipo de juguetes: palos con plumas atadas, ratones que se mueven, pelotas, etc. y así le desviáis su atención hacia ello en lugar de hacia vuestras cordoneras.

mordisco gatoOtras veces, son bastante traicioneros. Cuando llevamos un rato acariciándolos, se cansan y nos lo hacen saber con un mordisco. Pensad que cada gato es diferente, hay gatos que les encanta que les acaricien y estar encima nuestro siempre y otros que por el contrario no les apetece tanta atención. Normalmente, antes de lanzar un mordisco cuando están cansados de nuestras caricias, suelen emitir señales previas en su lenguaje corporal, aunque nosotros no hemos sabido identificarlas correctamente y por ese motivo nos llevamos el mordisco. Algunas de estas señales suelen ser, que deje de ronronear o que se gire con la boca abierta dispuesto a lanzarnos un mordisco, o que comienza a mover la cola de un lado para el otro (a diferencia de los perros, el movimiento del rabo, en este caso es un signo de malestar y no de alegría). Cuando nuestro gato hace esto, puede ser porque no le apetezcan más caricias o porque le estemos tocando en una parte que no le guste, como la barriga o la parte trasera del cuerpo. Es muy importante observar a nuestro gato cuando estamos tocándolo y en cualquier señal de malestar, parar las caricias al instante para evitar estas situaciones.

¿Y qué me decís de esos mordiscos pequeños de amor que nos dan?. Si, esos momentos en los que nuestro gato nos muerde la mano suavemente mientras jugamos o lo acariciamos. Esos mordisquitos suelen ser muestras de cariño por parte de ellos. Aunque en muchas ocasiones estos mordiscos pueden llegar a doler de verdad, y en ese momento hay que parar o disminuir la intensidad de las caricias para evitar que nos dejen bien claro que ya están hartos de nosotros. Ten en cuenta que los gatos suelen jugar entre ellos mordiéndose desde pequeños y así van conociendo la intensidad correcta de una mordida. Es decir, aprenden cuándo hacen daño y cuándo no. Pero los gatos que no han tenido a su familia durante el crecimiento no tendrán ese control de la mordida tan marcado. Es decir, harán daño aunque no sepan que estén causando ese dolor, y de ahí la importancia de una buena educación por parte de sus propietarios.

En casos más extremos, nuestro gato puede mordernos en circunstancias de miedo. Obviamente si el gato se siente acorralado y no tiene defensa, tenderá a atacar en la mayoría de las ocasiones. Estas señales son bastante evidentes, por lo que la solución es evitar el enfrentamiento y esperar a que se calme. Tened en cuenta que una mordida profunda de gato aunque no produzca una lesión importante, se suele infectar de forma habitual y es bastante probable que nos ocasione problemas durante unos días. Os lo digo por propia experiencia, a un gato es mejor no enfadarlo porque siempre acabamos perdiendo.

Espero haber podido resolver todas vuestras dudas sobre el mordisco del gato. Si no es así, podéis escribirme en el blog e intentaré resolver los problemas que se os planteen con vuestro pequeño cazador.

partes del gato donde tocar y donde no

*******IMPORTANTE******* Todos los comentarios son leídos y contestados pero debéis tener en cuenta que dependiendo de la carga de trabajo en la clínica podemos tardar varios días en contestar. Por lo que si la duda es sobre un síntoma de urgencia por favor id rápidamente al veterinario más cercano.

2 Comentarios

  • Responder
    Sion
    el 3 abril, 2018 a las 20:04

    Gracias por su trabajo 3

    • Responder
      Alfredo
      el 7 abril, 2018 a las 11:44

      Hola, Sion. Muchas gracias. Un saludo, Alfredo.

    Deja un comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies