Enfermedades La Asunción Perros

Luxación de rótula en perros

Luxación de rótula en perros

Mi perro camina dando “saltitos”. ¿Es Normal?

Estoy seguro de que la mayoría de los que tenéis perros pequeños como Yorkshire, Bichón, Pomerania o cruces de razas pequeñas, habéis visto en ellos o cuando vais caminando por la calle, a algunos perros que paseando con sus dueños, de repente dan dos o tres saltos “a pata coja” y seguidamente vuelven a caminar normal. En estos casos, los propietarios o no se dan cuenta o piensan que es un “tic” que presenta su animal, por lo que no se le da la suficiente importancia. La causa más habitual  de dicho “tic” es la luxación de rótula y puede estar causándole mucho dolor a tu mascota sin darte cuenta. Ahora que os habéis dado cuenta que vuestro perro podría tener un problema serio es cuando os preguntáis: ¿Qué es exactamente? ¿Le duele? ¿Es grave? ¿Tiene tratamiento?. Tranquilos, que en el artículo de hoy voy a intentar resolveros las dudas.

¿Qué es la luxación de rótula?

La rótula, es un pequeño hueso que se localiza delante de la articulación de la rodilla  y es necesario que se encuentre en una posición correcta para un buen funcionamiento de la articulación de la rodillas y la extremidad. La luxación de la rótula se produce cuando dicho hueso se desplaza de su posición anatómica normal en el surco del hueso del muslo (fémur), y queda fuera de la articulación. Al desplazarse de su ranura, solo es devuelta a su posición normal cuando los músculos cuádriceps de las extremidades traseras se relajan y alargan. Por esta razón, la mayoría de los perros con este problema mantienen levantadas sus patas traseras durante unos minutos hasta volver a su posición normal (dando “saltitos”). Cuando la rótula está desplazada de su sitio, produce mucho dolor, normalmente no lo notáis porque nuestros perros son más fuertes de lo que parecen.

Luxación de rótula en perros de razas pequeñas

La luxación de rótula, es la causa de cojera más frecuente en perros de razas pequeñas. Las rázas más comúnmente afectadas  son:  Yorkshire terrier, Pomerania, Pekinés, Chihuahua y Boston terrier, aunque puede aparecer en muchas otras. Es una enfermedad de origen genético en la que los animales nacen con rodillas sanas pero durante los primeros meses de vida se van deformando sus huesos hasta producir esta patología. Los síntomas, aunque pueden aparecer muy jóvenes, suelen ser más habituales que aparezcan con el paso de los años. En un 30 – 50% de los casos, los perros que sufren esta patología suelen tener afectadas ambas extremidades traseras simultáneamente.

Como ya he nombrado en el párrafo anterior, normalmente está asociado a un problema de nacimiento, pero en otras ocasiones puede producirse en adultos a causa de un traumatismo. Si se produce tras un golpe o una caída, suele ir asociado con otro problema que es la rotura del ligamento cruzado anterior en la articulación de la rodilla. En estos casos habrá que solucionar ambos problemas porque es incluso más doloroso que la propia luxación de rótula sola (este tema lo abordaremos en otro artículo más adelante).

Grados de luxación de rótula

La luxación de rótula se pueden clasificar en 4 grados dependiendo de su gravedad:

  • Grado I. Luxación de rótula intermitente, causando cojera de la extremidad solo cuando está fuera de su sitio. Son perros que cada tres o cuatro pasos levantan la pata flexionando la rodilla o van dando “saltitos” durante el paseo.
  • Grado II. Luxación más frecuente que en el grado I. La rótula se luxa fácilmente. Hay una ligera rotación externa de la extremidad. Muchos perros viven con este grado durante años y ya en edades avanzadas pueden sufrir de artritis progresiva, artrosis y cojera.
  • Grado III y IV. La rótula está fuera de su sitio permanentemente, con una rotación externa muy notable de la pata. El perro en este caso sí tendrá cojera; y si se produce en ambas extremidades, caminará con las patitas de atrás arqueadas, girando los pies hacia el interior y cargando el peso en las extremidades delanteras. En casos más graves, se podría confundir hasta con un problema de cadera.

Tipos de tratamientos

El tratamiento que realizamos a los animales con este problema, dependerá del grado de luxación y la presencia o no de cojera asociada. Algunos perros pequeños tienen luxación de rótula durante muchos años sin que manifiesten ningún tipo de molestia, por lo que no se suelen operar. La mayoría de los casos, requiere tratamiento quirúrgico que consiste en reparar los tejidos blandos (músculos y/o tendones), reconstrucción ósea o combinación de ambos. Tras la cirugía es necesario realizar ejercicios de caminar con correa de forma tranquila durante un mes, fisioterapia y realizar revisiones anuales para ver evolución. A pesar de que la operación sale bien y el 90% de los perros dejan de cojear, el índice de recurrencia es alto, y algunos pueden volver a sufrirlo. Eso sí, en caso de recaída, el desplazamiento de la rótula será mucho menor que en la anterior ocasión. Hay casos, en los que el cartílago está muy desgastado por el roce de años con el problema, en estos casos, la recuperación será mucho mas lenta que en aquellos casos que se cogen a tiempo y no presentan lesiones degenerativas.

Como siempre os digo, si tras leer el artículo os surge alguna duda relacionada con la enfermedad o creéis que vuestro amigo de cuatro patas podría tener este problema,  dejad vuestro comentario o consulta y estaré encantado de ayudaros.

También te puede interesar…

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies