La Asunción Perros

Incontinencia urinaria en Perros

incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria en perros es un problema algo común pero complejo, que requiere atención veterinaria especializada. En nuestra clínica veterinaria en Elche abordamos este desafío con cuidado y precisión buscando sobre todo minimizar las molestias que ocasiona a la familia.

La incontinencia urinaria genera una incapacidad del esfínter uretral para retener la orina dentro de la vejiga, generándose así fugas de orina involuntarias y graduales. Se puede confundir, sobre todo en perros jóvenes, con un cuadro de comportamiento de micción en el hogar, muy común en cachorros en sus primeras fases de aprendizaje.

Los problemas de incontinencia afectan tanto a la salud y bienestar de nuestro perro, así como a nuestra vida diaria, por eso es importante saber detectarla y actuar de forma eficiente para poder lidiar con esta condición de la mejor manera posible.

No solo afecta a perros de edad avanzada, sino que a veces puede afectar también a animales más jóvenes, ya que puede estar producida por diversas causas.
En este artículo te voy a desarrollar tanto las causas como los síntomas y métodos de actuación a seguir cuando tu perro se encuentra en esta situación, aunque en cualquier caso es fundamental acudir a un veterinario que realice un diagnóstico de la causa subyacente, de manera que se puedan aplicar las medidas y tratamientos más eficientes para el caso concreto.

¿Qué causa incontinencia urinaria en perros?

Las causas de la incontinencia urinaria son muy variadas, pero se pueden dividir en tres grandes grupos:

– Causas anatómicas, principalmente por problemas en el esfínter uretral. Dentro de las causas anatómicas, hay causas como la ectopia uretral que son comunes a machos y hembras. Son las menos comunes y se deben a malformaciones presentes desde el nacimiento.
También son comunes a ambos sexos los estrechamientos de la uretra, que se pueden deber a traumatismos o ser consecuencia de infecciones de orina previas. En estos casos el estrechamiento de la uretra evita el correcto vaciado cuando el animal micciona, de modo que pueden sufrir pérdidas de orina en otros momentos.
La principal causa anatómica que podemos observar en hembras es una insuficiencia del esfínter debido a su conformación anatómica. Es más común en hembras castradas, ya que el déficit de estrógenos que se produce tras la castración, puede producir una leve debilidad en el esfínter.
En el caso de los machos, la causa anatómica más común es el agrandamiento benigno de próstata, ya que este sobrecrecimiento ejerce una presión sobre la uretra que puede tener como resultado la presencia de fugas.

– Causas neurológicas, por afecciones que comprometen al sistema nervioso, principalmente lesiones en la zona sacrolumbar, ya que en esta zona se encuentran los nervios responsables de la tonicidad vesical.
En lo referente a las causas neurológicas, el vaciado de la vejiga es un proceso complejo que engloba una gran cantidad de recorridos nerviosos que tienen su centro principalmente en la zona lumbosacra, de modo que una lesión o trauma en la zona caudal de la columna puede producir alteraciones en estas transmisiones nerviosas y, por tanto, afectar al correcto funcionamiento del esfínter uretral.

– Causas funcionales, donde encontramos causas de tipo infeccioso como infecciones que inflaman la vejiga afectando a su capacidad de almacenamiento, así como patologías hormonales como la diabetes mellitus, que producen un incremento en la producción de la orina que pueden superar la capacidad de retención de la vejiga.
Respecto a las causas funcionales, son principalmente patologías de origen infeccioso y patologías sistémicas como la diabetes mellitus, que generan un aumento en la producción de orina. De manera que en el momento que se resuelve o estabiliza la causa primaria, este síntoma debe desaparecer. En estos casos muchas veces la incontinencia va acompañada de otros síntomas, como un aumento de cantidad de orina o síntomas de molesta al orinar.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la incontinencia urinaria van a ser comunes independientemente del sexo. Consisten en un goteo de orina involuntario mientras duermen o descansan que produce presencia de orina en los lugares donde el perro ha estado recostado así como un lamido frecuente de la zona genital. Tanto las sustancias irritativas presentes en la orina como el lamido excesivo producen a su vez irritaciones de piel e incluso infecciones en la zona genital o cercana a ella donde se produce el lamido y contacto con la orina.

¿Qué perros suelen sufrir más pérdidas de orina?

Aunque cualquier perro es susceptible de poder sufrir pérdidas de orina como ya hemos visto en las causas, es un síntoma que se observa principalmente en animales senior, hembras castradas y razas grandes.
También hay una predisposición racial, de modo que las razas en las que más común es encontrar problemas de incontinencia en su periodo de senior son: irish setter, bóxer, dóberman, rottweiler, schnauzer gigante, braco de Weimaraner, gran danés y pastor alemán.

¿Qué hacer cuando un perro tiene incontinencia urinaria?

Si observas que tu perro sufre pérdidas urinarias, lo primero es llevarlo a un veterinario.  Nosotros en nuestra clínica de Elche, si es necesario, descartamos otras enfermedades con análisis de sangre y orina y con ecografía. Además, tratamos las complicaciones como infecciones que se puedan producir.
De manera conjunta, podemos adoptar ciertas medidas en casa que harán más fácil a tu perro lidiar con el problema, generándose menos incomodidades y patologías secundarias como infecciones. Algunas de estas medidas son:

– Aumentar el número de paseos, ya que si disminuimos la tensión a la que se somete la pared de la vejiga, disminuirá el volumen de goteo.

– Lavar la zona genital con productos específicos que permitan disminuir tanto la irritación como la carga bacteriana de la zona, disminuyendo así la probabilidad de sufrir infecciones secundarias.

– Usar cubiertas protectoras impermeables o empapadores en las zonas de descanso de tu perro, de modo que se disminuya la humedad producida así como facilite la limpieza de las mismas.

Tratamiento de la incontinencia urinaria

El tratamiento va a depender de la causa de la patología, de modo que en los problemas de déficits de estrógenos, el tratamiento consistirá principalmente en terapia hormonal; en casos de problemas neurológicos, en fármacos que actúan sobre el sistema nervioso, así como en otros casos el tratamiento puede consistir en antiinflamatorios, antibióticos e incluso cirugía en los casos que sea necesario, por lo que lo más importante en estos casos es una detección de la causa primaria para poder actuar sobre ella.
También hay que tener en cuenta que la mayoría de las incontinencias urinarias se deben, en su gran mayoría, a causas crónicas, por lo que es muy importante realizar un seguimiento personalizado del tratamiento para vigilar la evolución e ir adaptándose a su evolución.

Conclusión

En mi experiencia en mi clínica de Elche, la incontinencia urinaria es poco frecuente en perras y muy rara en perros, gatos y gatas, pero en los casos donde aparece, es un problema diario y una incomodidad para la perra y la familia. En la mayoría de las ocasiones ha sido por una castración temprana y muchas responden bastante bien al tratamiento. Aunque es fácil pensar que es mejor no castrar a la perra para evitar este problema, los beneficios de la castración, en mi opinión, siguen siendo superiores al riesgo de la incontinencia urinaria.

No te pierdas estos otros artículos

1 Comentario

  • Reply
    F
    9 abril, 2024 at 20:18

    La crianza adecuada de perros incluye una dieta balanceada y acceso regular al exterior para evitar problemas urinarios. Esto promueve su bienestar y previene enfermedades comunes, garantizando una vida más saludable.

¡Déjanos un comentario!