Gatos La Asunción Perros

Hernia umbilical en perros y gatos

hernia umbilical en perros y gatos

Como muchos ya sabéis, vuestro perro y vuestro gato tienen ombligo, al igual que los humanos. Si habéis tenido la gran suerte de asistir al parto de una perra o de una gata, habréis visto que los cachorros tienen la placenta unida por el cordón umbilical al nacer. La zona del cachorro desde donde sale el cordón umbilical es su ombligo (zona central del abdomen), el cuál tiene una utilidad biológica durante el embarazo de la perra. Cuando los cachorros están todavía en el vientre de la madre, los nutrientes pasan a través de vasos sanguíneos que hay en el cordón umbilical hasta el feto, al igual que ocurre en el embarazo de las mujeres. Al nacer, el conducto es cortado y el cordón se cae con el paso de los días.

Cuando la apertura umbilical no se cierra rápido o lo hace de forma defectuosa, queda una apertura en el vientre del cachorro que comunica con la cavidad abdominal y es lo que se conoce como “hernia umbilical”. Según el tamaño de la apertura, pueden herniarse diferentes estructuras del abdomen del cachorro: grasa, asas intestinales, etc. Lo más habitual es que se hernie algo de grasa, no dando mayores problemas en el futuro.

La hernia umbilical es congénita (de nacimiento). Hay varias teorías que intentan explicar la causa de dicha herniación, unas afirman que tienen base genética y otras que al cortar el cordón umbilical la madre, si no se ha realizado correctamente, es cuando se produce la herniación.

¿Cómo se ve una hernia umbilical?

Es muy sencillo de ver, pero no os preocupéis porque nosotros, en las primeras consultas de cachorro, hacemos una exploración completa al cachorro y os indicamos si podría tener este tipo de hernia y la gravedad según el tamaño. Para que os hagáis una idea, en la zona del ombligo se vería un bulto, que puede llegar a ser desde el tamaño de un garbanzo hasta tamaños más grandes. Este problema no es demasiado frecuente pero puede aparecer tanto en perros de raza pequeña como en perros de raza grande, y es menos frecuente en gatos.

Podemos encontrarnos con una hernia abierta o una hernia cerrada o estrangulada. ¿Y esto qué quiere decir? En las hernias abiertas, nosotros con el dedo podremos reintroducir el contenido que tiene y la hernia desaparece en ese momento, volviendo a aparecer una vez retirado el dedo. Es decir, el anillo que comunica cavidad abdominal con zona subcutánea (debajo de la piel) está abierto y pasa contenido que se puede reintroducir presionando con el dedo. Conforme pasa el tiempo, esa hernia se puede quedar abierta o puede cerrarse, en este caso ese anillo de comunicación se cierra quedándose el material herniado ahí sin poder reintroducirlo con el dedo. Tranquilos, normalmente el material que se queda dentro de este tipo de hernia en particular suele ser grasa y no suele dar mayor problemas. Si es una hernia de tamaño más considerable, al cerrarse podría quedar herniado un órgano importante y sí que necesitaría una cirugía de urgencia, cosa que os explico a continuación.

¿Cómo se trata una hernia umbilical?

El tratamiento de todos los tipos de hernias es de tipo quirúrgico. Durante la intervención de la hernia umbilical, reintroducimos el material en la cavidad abdominal y cerramos el anillo de la hernia para evitar que vuelva a producirse. Si la hernia está cerrada, dependerá de lo que haya dentro para determinar la peligrosidad de la cirugía. Como os he nombrado antes, lo normal es que sea grasa y en este caso no hay mayor complicación para solucionarla. Si por el contrario, al cerrarse ha quedado atrapado parte de un órgano importante puede requerir una cirugía más agresiva ya que el trozo de órgano herniado tiende a necrosarse (morir) por falta de riego sanguíneo y necesitará probablemente que lo extirpemos, pero como ya os he dicho antes, esto no suele ser lo habitual.

Tened en cuenta que aunque muchos clientes llegan a la clínica muy asustados, la gran mayoría de las hernias umbilicales no son una emergencia, e incluso la mayoría de ellas las solucionamos cuando realizamos la esterilización en el caso de las hembras.

También te puede interesar…

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies