Gatos La Asunción Perros

Glándulas anales en perros y gatos

Glándulas anales en perros y gatos

Glándulas anales y problemas asociados

En más ocasiones de las que pensáis, acudís al veterinario con vuestro perro, normalmente perros pequeños, porque están arrastrando el culete por el suelo o se están lamiendo demasiado la zona del ano. Siempre se piensa que la causa son los parásitos intestinales y entonces venís pidiendo un tratamiento antiparasitario. En muchos de estos casos, no se trata de una infestación por parásitos intestinales, sino que puede tratarse de un problema asociado a las glándulas anales. Por ello, considero importante que conozcáis qué son, dónde se localizan y cómo evitar los problemas que pueden derivar de la compactación del líquido que hay dentro ya que su  inflamación o su infección puede derivar en un absceso bastante doloroso y que suele asustar mucho a los dueños cuando ven sangre y líquido marrón oscuro o negro por el suelo de la casa.

¿Qué son las glándulas anales?

Las glándulas anales son dos pequeñas glándulas localizadas dentro del ano de los perros y gatos a ambos lados del mismo. En estos sacos se sintetiza una sustancia aceitosa con muy mal olor que se asemeja a “pescado podrido”. Y ahora os preguntaréis, ¿Cuál es su función? Pues bien, este líquido es utilizado por los perros y gatos para comunicarse entre ellos (ahora entendéis por qué al conocerse, los perros se huelen el culete). El líquido creado por dichas glándulas sale por unos conductos hacia el interior del ano y de ahí sale hacia el exterior.

En la mayoría de los animales, el líquido de las glándulas anales sale sin problema, e incluso a alguno de ellos pueden “explotarles” las glándulas al vivir una situación de estrés o miedo. Como anécdota os contaré que en consulta me ha pasado alguna vez con alguno de mis pacientes, y en esos casos hay que utilizar mucho ambientador para poder seguir en la habitación….

En algunos animales, el líquido puede compactarse de más y por tanto no salir bien por el orificio, es ahí cuando vendrán los problemas asociados a las glándulas anales. Normalmente, acudís al veterinario cuando pasa esto,  ya que la glándula en este caso se infecta por bacterias procedentes del intestino y se produce un absceso que al final fistuliza y sale hacia el exterior. En estos casos, veis un granito o una herida al lado del ano con mucha sangre o incluso pus. Lo ideal es traerlos antes de que se produzca esto ya que al animal cuando le sucede esto, le duele bastante la zona afectada, pero tranquilos que aunque se vea un agujero muy grande, tiene solución y en menos de un mes suele estar prácticamente solucionado.

En casos donde no se haya producido fístula, podéis notar a vuestros animales incómodos, con el rabo bajo o que no para de lamerse la zona. Cuando sucede esto, la solución es mucho más sencilla, solo hay que vaciárselas manualmente. Es algo que normalmente les incomoda, pero que si se realiza con cierto manejo es fácil, rápido y evita problemas posteriores. No hay que realizarle vaciado manual a aquellos perros que no hayan tenido nunca problemas de glándulas anales, solo en casos de ser perritos que se les obstruyan con facilidad. Incluso en estas ocasiones, os animamos a que aprendáis a vaciárselas vosotros para que lo podáis realizar en casa tranquilamente.

Para vaciado manual (si no hay un problema asociado) os aconsejamos primero realizarlo con un veterinario que os pueda orientar y deciros si lo estáis haciendo correctamente, ya que no es nada complicado pero la primera vez es fácil que le hagáis daño sin que sea demasiado efectivo. Pasos a seguir:

  • Realizarlo solo si nos sentimos confiados y hemos consultado previamente con el veterinario. Aseguraros que vuestro perro o gato se encuentra relajado. Si es la primera vez que probáis en casa, mejor hacerlo con otra persona que os lo pueda sujetar.
  • Localizar las glándulas anales en el perro. Si comparamos el ano con un reloj de manecillas, las glándulas se localizan sobre las 5 y las 7 horas. En estas zonas es donde debéis de colocar los dedos (normalmente pulgar e índice).
  • Importante ponerse un guante de látex y utilizar un trozo de papel para evitar que nos salte el contenido, ya que como he dicho anteriormente es muy desagradable y difícil de quitar (por propia experiencia).
  • El vaciado solo debe realizarse de manera externa por el propietario. Para ello, apretar a ambos lados del área anal (justo donde he nombrado anteriormente con el ejemplo del reloj). Se hace como una pinza, arrastrando el contenido de las glándulas hacia el interior de la apertura anal para que salga a través de ahí el contenido.
  • Si el contenido es muy denso, nos va a resultar muy complicado por no decir imposible realizarlo de esta manera. En estos casos, hay que acudir al veterinario para realizarle un vaciado interno de las glándulas.
  • Una vez vaciado el líquido, limpiar la zona con delicadeza. No se aconseja repetir el proceso varias veces seguidas ya que es algo doloroso para el animal.
  • Y para terminar, dale el premio que más le guste o ese paté que tanto le encanta. Para que en posteriores ocasiones sea más sencillo realizarlo y asocie el vaciado con un premio posterior.

Y como siempre, comentaros que si os ha surgido alguna duda durante la publicación, no dudéis en consultarme. Como he nombrado anteriormente en otros artículos del blog, con todo lo referente a la salud de nuestros perros y gatos, más vale prevenir que curar.

También te puede interesar…

2 Comentarios

  • Responder
    Isabel
    el 28 febrero, 2018 a las 07:03

    Clarísima tu explicación. Hoy se las drenaron a mi gato y no estuvo muy contento, pero ya está mucho mejor.

    • Responder
      Alfredo
      el 28 febrero, 2018 a las 19:02

      Hola, Isabel. Me alegro mucho de que te haya gustado el artículo y de que tu peque pueda estar ahora más´contento. Un saludo, Alfredo.

    Deja un comentario

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies