Gatos La Asunción Perros

El duelo tras la pérdida de tu mascota

como superar el duelo de tu mascota

Hace unos años escribí un artículo sobre la eutanasia en animales, pensando que no tendría nada de éxito y que solo serviría para que yo pudiera desahogarme y dar mi opinión sobre este tema. Mi grata sorpresa ha sido que es uno de los artículos más leídos y que más útil está siendo para los amantes de animales que tengan que pasar o hayan pasado por esos tristes momentos. Aquí tenéis el enlace por si queréis leerlo: Enlace del artículo sobre la eutanasia.

En esta ocasión, me gustaría hablaros sobre el duelo, de lo que sucede en muchas de las ocasiones una vez que ya sea  por muerte natural, enfermedad o por eutanasia, nuestro querido amigo perro o gato nos deja para siempre. Hace años esto no se planteaba, pero a día de hoy, las mascotas son uno más en la familia y para muchas personas son exactamente lo mismo que un hijo, o parecido, tampoco es necesario hacer una competición. De hecho, cada vez es más frecuente que una pareja decida no tener hijos y tener solo mascotas. Todas estar personas amantes de los animales sufren lo mismo y durante mucho tiempo, que si muriera un amigo o familiar de dos patas, llegando en algunas ocasiones a producir alteraciones psicológicas, del sueño, falta de apetito, etc.

Importante: debo dejar claro que no soy psicólogo ni tengo ninguna formación para hablar de esto, salvo mi extensa experiencia como veterinario que ha pasado, junto a mis clientes, por cientos o miles de esas situaciones.

Los primeros sentimientos que nos vienen son la culpa y el remordimiento,  ya que sea cual sea la causa de la muerte de nuestra mascota, siempre pensaremos que podríamos haber hecho más y/o que hemos tardado mucho en actuar, y  no nos paramos a pensar que en este juego de la vida, todos tenemos las mismas instrucciones y normas, y que llegado el momento, no podemos hacer nada más que lo que nos toque jugar.
En este artículo dejo fuera a toda esa gente que sigue valorando a su mascota como a un mueble más de la casa y que sí que ha tenido muy fácil haber hecho mucho más, pero no ha querido. Aunque cada vez son menos, por desgracia sigo encontrándome a alguno de vez en cuando.

Dicho esto y volviendo a las personas que sí pasan por un proceso de duelo tras la muerte de su mascota, debéis tener en cuenta ciertas cosas para que cuando suceda, comprendáis que no es algo extraño y qué cosas podéis hacer para que el proceso sea lo mejor posible.

¿Cómo superar la muerte de tu mascota? Cosas que debes saber

Los animales viven muchos menos años que nosotros, por lo que hay que tener claro desde el principio que nos dejaran mucho antes de lo que nos gustaría.

Si se trata de eutanasia, debes dejarte aconsejar por tu veterinario de confianza. Evita que tu amigo sufra más de lo necesario solo por sentirte tú mejor.

Es todo un orgullo y habla muy bien de vosotros si sufrís por la pérdida de un animal. No debéis sentir nada de vergüenza. Si alguien no te entiende, no es la opinión de esa persona la que necesitas ni la que te debe importar.

Vuestro amigo os lo ha dado todo y si vosotros le habéis correspondido como se merecía, debéis tener la conciencia muy tranquila.

Llora lo que necesites y habla con quien te quiera escuchar. Existe lo que se llama el duelo no reconocido, y es que una parte de la sociedad no acepta que se pueda sufrir por la pérdida de un animal. Esta misma parte es posible que llore porque pierda su equipo de fútbol. Cada uno es libre de llorar por lo que quiera.

Con el tiempo suficiente, el dolor pasará y quedará el recuerdo de todos los buenos momentos que pasasteis juntos. Es imprescindible pensar en lo bonito que tuvisteis y dejar atrás los pensamientos tristes.

¿Qué hago cuando mi mascota ha muerto?

Si se muere en casa, puedes ir a tu clínica veterinaria y allí se encargarán de todo. Tienes la opción de incineración colectiva (no te dan sus cenizas) o individual (te llevas las cenizas).

En el caso de que dispongas de un terreno particular, también puedes enterrarlo allí. Cuidado porque en la mayoría de ciudades está prohibido enterrarlos en un terreno público.

Lo de querer las cenizas o no, es algo muy personal. A mí en particular no me gusta, pero entiendo que mucha gente, sobre todo cuando les viene sin previo aviso, quieran tener las cenizas para alargar más ese sentimiento o simplemente quieran tener ese recuerdo con ellos para siempre. Sí que os recomiendo que lo penséis muy bien, porque si os recuerda el dolor constantemente, os va a costar mucho más pasar página y el sufrimiento permanecerá más de lo habitual.

¿Debo meter a otra mascota en casa para olvidar antes?

Nunca se debería adoptar, o comprar, otra mascota para dejar de pensar o sufrir por la que acaba de morir, ya que el proceso del duelo es necesario. En cambio, la parte del alma que te llena un animal, es imposible de sustituir por otra cosa, por lo que recomiendo (y yo también lo hago), que cuando estéis preparados para aceptar una nueva vida en casa, lo hagáis sin dudar. Si no tenéis mascota en vuestro hogar, poco o nada hará por la que ya no está, pero sí que os faltará algo en casa para ser más felices.

En resumen, el duelo tras la muerte de nuestra mascota es algo normal y natural. Al final, como se dice, la procesión se lleva por dentro y cada persona puede sentirlo y expresarlo de formas distintas. Lo importante es lo que nos queda, su recuerdo, y entender que el proceso del duelo es algo natural, sin vergüenza ni remordimientos, ya que es ley de vida y seguro que tú has hecho lo mejor para tu compañero de viaje.

Sé que es algo duro, sobre todo si es reciente, pero si quieres compartir tu experiencia o dudas con nosotros, te invito a que lo hagas, nos encantará conocer tu historia o poder ayudarte con las dudas que tengas.

Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida.
Anatole France

No te pierdas estos otros artículos

6 Comentarios

  • Reply
    Carlos
    5 junio, 2021 at 09:33

    Hola Alfredo, gracias por tu escrito y tienes razón, las personas que amanos a los animales nos duele mucho perder a nuestra mascota, nosotros hace dos meses perdimos a nuestra perrita Africa y aùn nos sigue doliendo en el corazòn, ellos te dan todo su amor, cariño y fidelidad sin pedirte nada a cambio, nosotros nos sentimos orgullosos por que creo que le hemos dado muy buena vida y que ella a sido muy feliz con nosotros, y aùn hay muchos monentos que esta con nosotros aqui en casa ya q han sido dieciseis años de alegria con ella y la echamos muchisimo de menos, se que hace poco tiempo y que poco a poco esta pena se nos pasara, pero eso si, nunca la olvidaremos y siempre estara con nosotros en nuestro corazón, gracias por todo y tu trato hacia y con ella.

    • Reply
      Alfredo
      7 junio, 2021 at 12:59

      Hola, Carlos. Muchísimas gracias por este comentario. Siempre se nos queda un vacío a los dueños, y también a los que hemos vivido tanto con ellos. Muchas gracias por vuestra confianza. Un fuerte abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Ursula
    3 junio, 2021 at 12:49

    Gracias Alfredo por tu artículo,

    El día 6 hará un mes que mi gato Pirata nos dejó, mes y medio antes, le detectaron insuficiencia renal, todo fue muy rápido, lo tuvimos ingresado una semana en el hospital y bueno mejor muy poquito pero nos dijeron que podía vivir con su medicación perfectamente. El tiempo no se sabía, pero lo que si sabía es que el tiempo que le quedase tenía que ser feliz y vivir dignamente.

    Al mes todo se truncó y Pirata se puso muy triste y dolorido, lo llevé al veterinario y me dijo que íbamos a intentar otro tratamiento, pero tenía que ser consciente que el estaba muy malito, y si no funcionaba había que plantearse la eutanasia. Desde ese día, dejó de comer y beber, así que me puse a darle comida y bebida con jeringa. Fueron dos días muy duros para el y para mi, ya que era una lucha constante.

    Lo que si es verdad, que el, tenía muchas ganas de vivir pero al tercer día, lo vi derrotado cuando estaba dándole de comer, nos miramos y comprendí que esa no era vida para él. Así que tomé dos decisión en ese momento, una era terminar con el sufrimiento de Pirata y la otra de la que estoy de lo más arrepentida y fue hacerlo con una veterinaria a domicilio, no por hacerlo en el domicilio sino por la «profesional que contraté».

    Tengo que explicar ¿ el por qué de esa decisión?

    La última vez que mi niño vistió su veterinario y me dijo que fuese pensando en la eutanasia, Pirata lo paso muy mal en la salida de casa, estaba tan dolorido que no quería ya ni salir, jamás maullo con tanto dolor al salir de casa, así que por eso decidí que mi niño tenía que estar en casa en ese momento rodeado de sus cosas y su familia humana y gatuna.

    Así que llamé a mi veterinario, le comenté que pasaba, el veterinario de Pirata tiene mucho trabajo y me dijo que le era imposible, además el siempre a estado atento a Pirata, llamado todos los días para ver que tal me había dicho desde el hospital e incluso una vez fuera. Ojalá hubiese sido el , el que durmiera a Pirata y no la que contraté.

    Llegó esa mujer a casa, no voy a contar todos los detalles porque sería remover aún más todo, solo diré que cuando lo anestesio yo coloque su cuerpo, le dije a mi pareja, «mira tiene los ojos abiertos, nos está mirando» y ella me contestó, «no os mira, los gatos nunca cierran los ojos, ni os ve ni os siente»… en serio, creo que ese comentario sobraba, déjame pensar que mi niño está con nosotros.

    Y luego llegó la hora de la inyección, solo diré que la mujer realizó una carnicería con su patita, sangre, aguja para dentro, aguja para fuera… no lo quiero ni recordar el momento que vivimos allí.

    A pocos días de cumplir un mes desde que ya no está con nosotros, me siento culpable por haber dejado a mi niño en sus manos.

    Siento que le fallé a mi gato Pirata, siento no haber estado a su altura, siento rabia, impotencia, tristeza.

    Escribiendo este texto no puedo dejar de llorar.

    Nos ha dejado tan solos, fue un gato tan bueno, el veterinario y los del hospital, me decían que era un amor, que se dejaba hacer de todo sin quejarse. Y yo le tuve que dejar en manos de una energúmena. Que mal…

    Disculpad por todo lo que he soltado pero necesitaba desahogarme.

    Una vez más gracias por el artículo

    • Reply
      Alfredo
      4 junio, 2021 at 10:11

      Hola, Úrsula. Lamento por la situación que tuvisteis que pasar. Por desgracia, no siempre salen las cosas como queremos. Solo añadir que si el gato estaba sedado antes de buscarle la vena, no creo que sintiera demasiado y al final, se acortó todo el sufrimiento que le esperaba por la enfermedad si no hubieras tomado la decisión de dormirlo. Mucho ánimo. Un abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Mª CARMEN SIGÜENZA
    3 junio, 2021 at 11:23

    Muchas gracias Alfredo,a lo largo de mi vida he tenido que pasar varias veces por ese trance y a veces con las mascotas de familiares y amigos,y siempre es un momento desgarrador,pero siempre hay que superarlo.
    Y como tú bien dices ,nunca entendí ni entiendo,esa gente que te dice «pero si es un amimal»no es para tanto……Pero asi es.
    Gracias por compartir,siempre habrá alguien que le ayude,y eso es bueno.

    • Reply
      Alfredo
      3 junio, 2021 at 12:38

      Hola, Mª Carmen. Muchas gracias por tu comentario. Todos los amantes de los animales hemos pasado por eso o lo pasaremos, y hay que sufrirlo y seguir adelante, diga lo que diga la gente. Un fuerte abrazo, Alfredo.

¡Déjanos un comentario!