Gatos La Asunción Perros

El duelo tras la pérdida de tu mascota

como superar el duelo de tu mascota

Hace unos años escribí un artículo sobre la eutanasia en animales, pensando que no tendría nada de éxito y que solo serviría para que yo pudiera desahogarme y dar mi opinión sobre este tema. Mi grata sorpresa ha sido que es uno de los artículos más leídos y que más útil está siendo para los amantes de animales que tengan que pasar o hayan pasado por esos tristes momentos. Aquí tenéis el enlace por si queréis leerlo: Enlace del artículo sobre la eutanasia.

En esta ocasión, me gustaría hablaros sobre el duelo, de lo que sucede en muchas de las ocasiones una vez que ya sea  por muerte natural, enfermedad o por eutanasia, nuestro querido amigo perro o gato nos deja para siempre. Hace años esto no se planteaba, pero a día de hoy, las mascotas son uno más en la familia y para muchas personas son exactamente lo mismo que un hijo, o parecido, tampoco es necesario hacer una competición. De hecho, cada vez es más frecuente que una pareja decida no tener hijos y tener solo mascotas. Todas estar personas amantes de los animales sufren lo mismo y durante mucho tiempo, que si muriera un amigo o familiar de dos patas, llegando en algunas ocasiones a producir alteraciones psicológicas, del sueño, falta de apetito, etc.

Importante: debo dejar claro que no soy psicólogo ni tengo ninguna formación para hablar de esto, salvo mi extensa experiencia como veterinario que ha pasado, junto a mis clientes, por cientos o miles de esas situaciones.

Los primeros sentimientos que nos vienen son la culpa y el remordimiento,  ya que sea cual sea la causa de la muerte de nuestra mascota, siempre pensaremos que podríamos haber hecho más y/o que hemos tardado mucho en actuar, y  no nos paramos a pensar que en este juego de la vida, todos tenemos las mismas instrucciones y normas, y que llegado el momento, no podemos hacer nada más que lo que nos toque jugar.
En este artículo dejo fuera a toda esa gente que sigue valorando a su mascota como a un mueble más de la casa y que sí que ha tenido muy fácil haber hecho mucho más, pero no ha querido. Aunque cada vez son menos, por desgracia sigo encontrándome a alguno de vez en cuando.

Dicho esto y volviendo a las personas que sí pasan por un proceso de duelo tras la muerte de su mascota, debéis tener en cuenta ciertas cosas para que cuando suceda, comprendáis que no es algo extraño y qué cosas podéis hacer para que el proceso sea lo mejor posible.

¿Cómo superar la muerte de tu mascota? Cosas que debes saber

Los animales viven muchos menos años que nosotros, por lo que hay que tener claro desde el principio que nos dejaran mucho antes de lo que nos gustaría.

Si se trata de eutanasia, debes dejarte aconsejar por tu veterinario de confianza. Evita que tu amigo sufra más de lo necesario solo por sentirte tú mejor.

Es todo un orgullo y habla muy bien de vosotros si sufrís por la pérdida de un animal. No debéis sentir nada de vergüenza. Si alguien no te entiende, no es la opinión de esa persona la que necesitas ni la que te debe importar.

Vuestro amigo os lo ha dado todo y si vosotros le habéis correspondido como se merecía, debéis tener la conciencia muy tranquila.

Llora lo que necesites y habla con quien te quiera escuchar. Existe lo que se llama el duelo no reconocido, y es que una parte de la sociedad no acepta que se pueda sufrir por la pérdida de un animal. Esta misma parte es posible que llore porque pierda su equipo de fútbol. Cada uno es libre de llorar por lo que quiera.

Con el tiempo suficiente, el dolor pasará y quedará el recuerdo de todos los buenos momentos que pasasteis juntos. Es imprescindible pensar en lo bonito que tuvisteis y dejar atrás los pensamientos tristes.

¿Qué hago cuando mi mascota ha muerto?

Si se muere en casa, puedes ir a tu clínica veterinaria y allí se encargarán de todo. Tienes la opción de incineración colectiva (no te dan sus cenizas) o individual (te llevas las cenizas).

En el caso de que dispongas de un terreno particular, también puedes enterrarlo allí. Cuidado porque en la mayoría de ciudades está prohibido enterrarlos en un terreno público.

Lo de querer las cenizas o no, es algo muy personal. A mí en particular no me gusta, pero entiendo que mucha gente, sobre todo cuando les viene sin previo aviso, quieran tener las cenizas para alargar más ese sentimiento o simplemente quieran tener ese recuerdo con ellos para siempre. Sí que os recomiendo que lo penséis muy bien, porque si os recuerda el dolor constantemente, os va a costar mucho más pasar página y el sufrimiento permanecerá más de lo habitual.

¿Debo meter a otra mascota en casa para olvidar antes?

Nunca se debería adoptar, o comprar, otra mascota para dejar de pensar o sufrir por la que acaba de morir, ya que el proceso del duelo es necesario. En cambio, la parte del alma que te llena un animal, es imposible de sustituir por otra cosa, por lo que recomiendo (y yo también lo hago), que cuando estéis preparados para aceptar una nueva vida en casa, lo hagáis sin dudar. Si no tenéis mascota en vuestro hogar, poco o nada hará por la que ya no está, pero sí que os faltará algo en casa para ser más felices.

En resumen, el duelo tras la muerte de nuestra mascota es algo normal y natural. Al final, como se dice, la procesión se lleva por dentro y cada persona puede sentirlo y expresarlo de formas distintas. Lo importante es lo que nos queda, su recuerdo, y entender que el proceso del duelo es algo natural, sin vergüenza ni remordimientos, ya que es ley de vida y seguro que tú has hecho lo mejor para tu compañero de viaje.

Sé que es algo duro, sobre todo si es reciente, pero si quieres compartir tu experiencia o dudas con nosotros, te invito a que lo hagas, nos encantará conocer tu historia o poder ayudarte con las dudas que tengas.

Hasta que no hayas amado a un animal, una parte de tu alma permanecerá dormida.
Anatole France

No te pierdas estos otros artículos

24 Comentarios

  • Reply
    RAFAEL
    17 septiembre, 2021 at 19:22

    Me temo que no estoy para comentarios, perdon

  • Reply
    RAFAEL
    17 septiembre, 2021 at 19:21

    Hace 6 horas que me han atropellado a RUN, estoy fatal, es un gato blanco que nacio en mi ventana, se a ido

  • Reply
    Angela
    23 agosto, 2021 at 16:17

    Hace tres meses murió mi perra Adela, una dr las cosas peor llevo es que estuvo ingresada dos semanas muy enferma y al final murió sola en una jaula , lejos de su familia. Me duele como el primer día y no consigo sentirme mejor con el paso del tiempo. Nunca antes me había sentido tan destrozada con ninguna de mis mascotas. Me parece muy cruel que un animal tenga que morir alejado de su entorno . Todas mis anteriores mascotas habían muerto junto a mi. Me va a costsr muchísimo superar esto.

    • Reply
      Alfredo
      1 septiembre, 2021 at 14:17

      Hola, Ángela. Lo lamento. A veces se intenta hasta el final y puede pasar esto. Al menos hiciste todo lo posible, y con eso te tienes que quedar. Espero que poco a poco se vaya pasando ese dolor. Un abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Sonia
    17 agosto, 2021 at 00:55

    Hoy justo hace una semana que tenía a mi gatita Noa, de casi 17 años, a mi lado muy apagada, apenas se movía. Los mil achaques que tenía ya le pesaban y se había rendido. Después de pasar toda la noche en vela y darme cuenta lo mal que estaba busqué en Internet y encontré tu artículo sobre la eutanasia. Era algo que sabía que tendría que decidir, y más después de las últimas situaciones y observar que ni quería comer, ni podía apenas moverse etc… Se me rompía el alma. Habíamos probado, guiados por su veterinario, muchas cosas para que remontase pero nada… fue yendo a peor.
    Al leer tu artículo sentí que lo que ya sabía pero no quería aceptar; era ineludible. Me diste las fuerzas para hacerlo y que no fuese tarde (como dijiste en tu artículo). La echamos infinitamente de menos. Era muy muy buena y dulce y cariñosa y paciente y mil cosas buenas más.
    Y hoy de nuevo di con este artículo tuyo.
    Y totalmente de acuerdo con todo. Hace 5 años perdimos también a Chuspy, otra gatita que amaba con locura. Ahora ya están juntas en el «cielo» o donde quiera que sea (quiero pensar que hay algo y no una «nada») sin sufrir.
    Siempre las amaremos.
    Gracias por tomarse el tiempo de hacer estos artículos.

    • Reply
      Alfredo
      23 agosto, 2021 at 12:45

      Hola, Sonia. Lamento tu pérdida y me alegro mucho de haberte podido ayudar. Un fuerte abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Veronica
    13 agosto, 2021 at 22:29

    Hola, he perdido a mi compañero de vida hace tres días. Llevaba dos años sin el sentido de la vista por las cataratas que tenía. Hace un año le quitaron uno de los ojos por que evolucionó a glaucoma, sobrevivió a la anestesia, en aquel momento tenía 15 años y nos daba miedo que no sobreviviera. Sobrevivió, también tenía achaques de la edad, una hernia que le producía dolor en sus patitas traseras, artrosis etc. apenas apoyaba sus patitas, pero era valiente, seguía dando paseos y comiendo y bebiendo bien. Pero hace dos semanas se puso peor, por la edad tampoco tenía audición y perdió un poco el olfato, empezó a dar vueltas por casa sin parar y a ladrar sin parar, estaba sufriendo de dolor, sus patas traseras ya no soportaban el peso, paseaba tambaleándose. Además el ojito que todavía le quedaba sufría una luxación anterior del cristalino. Teníamos que operarlo pero sin garantías de que saliera bien, ademas, los antiinflamatorios y medicamentos en general le producían vómitos y diarreas, el fin de semana se puso peor, no quería pasear y su apetito disminuyó. Ya no tenía una buena calidad de vida. Decidimos con todo el dolor de nuestro corazón practicarle la eutanasia con 17 años. Es lo más doloroso que he hecho en mi vida. Cualquier rincón de casa me recuerda a él y si hice lo correcto. Todo el mundo me intenta decir que si, pero no puedo parar de pensar y sentirme culpable por ello. Muchas gracias por el artículo.

    • Reply
      Alfredo
      23 agosto, 2021 at 12:50

      Hola, Verónica. Como habrás leído, es normal que te sientas así, pero debes tener la conciencia tranquila. Mucho ánimo. Un saludo, Alfredo.

  • Reply
    Paula
    6 agosto, 2021 at 12:13

    Hemos leído tu artículo y debo reconocer que me ha encantado. Nosotros perdimos hace 15 días a nuestra compañera de 14 añitos por que no comía ni bebía imagino que a causa de dolor provocado por fallos renales y cardíacos. La ingresamos en la clinica veterinaria porque estaba deshidratada y allí la.cuidaron con todo el amor hasta que luego de la.sefunda noche nos llamaron para darnos la triste noticia que nadie quiere tener. La cremamos y sus cenizas están con nosotros somos conscientes que su cuerpo no está cosa que nos genera muchísima tristeza pero su corazoncito latira siempre con el nuestro. Debo reconocer que siento culpa porque apezar de haber hecho todo lo que estaba a nuestro alcance no pudimos salvarla. Espero que este duelo se convierta dentro de un tiempo en sonrisa recordando los bonitos momemtos que ella nos dejó en el.paso por nuestra vida. Chachin siempre vivirá en nuestro corazón

    • Reply
      Alfredo
      10 agosto, 2021 at 16:14

      Hola, Paula. Lamento lo de Chachin. Quédate con la última frase, y en nada estaréis recordando solo los mejores y más felices momentos. Hicisteis todo lo posible y la culpa no os va a aportar nada. Un fuerte abrazo, Alfredo.

  • Reply
    María Sol
    30 julio, 2021 at 05:52

    Hola, mi nombre es María y ya pasó más de un año de la muerte de mi gatita amada tubimos que decidir por la eutanasia. Tenía líquido en los pulmones, no podía respirar ni comer, y a lo último tubo varias convulciones. Fue tan repentino en 5 días de idas y venidas al veterinario. Pero aun así no puedo dejar de sentir culpa por que al lugar donde la llevamos siento que no hicieron todo lo que se podian hacer, me duele en el alma su pérdida y no lo puedo superar, por eso buscando respuestas o algo de consuelo encotré esta publicación y agradezco profundamente por la información que presenta.
    En el lugar donde atendimos a mi gatita una de las veterinarias no estaba de acuerdo con la eutanasia, sin embargo era la dueña del lugar y lo hacían en su local, estaba su precio en el listado de precios, pero ella no lo hacía y nos lo hizo saber. Fui yo quien tubo que obligarla a decir cuanto tiempo podría vivir y de que manera, por que esa persona no queria decírmelo. Auque todos los estudios davan mal.
    Fue muy dura situación, pero creo que parte de culpa que siento me la generó esta persona que no lo hacía por que según sus creencias religiosas eso no estaba bien y no era natural, pero sin embargo era la primera en decirme el costo de la eutanasia y lo pernitía en su local. Ojalá la hubiera podido llevar a otro lugar. Siento remordimiento y mucha tisteza de no haberlo intentado en otra veterinaria es algo que me da mucha culpa y no se como superarlo.
    Quiero agradecer por todo el apoyo que encontré en sus publicaciones por que es muy dificil encontrar personas sinseras y que brinden ánimo y apoyo, es muy duro atravesar este tipo de pérdidas. Los animales son puros y sin malas intenciones y son las perdidas más duras de superar; también nos vemos en momentos muy comprometidos cuando no tenemos un veterirario de confianza por que siempre están especulando con el dinero es una situaciòn de mucha vulnerabilidad en la que se deberia tener más conciencia de todo. Y no digo que lo hagan gratis por que logicamente es su trabajo pero hay lugares donde son tan comerciales y no deberían tratar con la vida de seres vivos. Limitarse a verder alimentos y hacer peluqueria canina quiza pero el ancia de lucrar les gana y no les importa de verdad salvar vidas y enciam de eso te imponen sus creencias totalmente de manera hipócrita.
    Perdón por el descargo, ojalá encuentre alguna vez veterianarios como usted.
    Nuevamente gracias. Me sentí abrazada al leer su publicación.

    • Reply
      Alfredo
      30 julio, 2021 at 18:57

      Hola, María. Muchas gracias por compartir tu historia y lamento todo el dolor que tienes. Espero que el tiempo lo pueda curar cuanto antes. Por desgracia, uno toma decisiones con las posibilidades o conocimientos que tiene en ese momento y ya no se puede hacer más. Seguro que tu peque está feliz donde está sabiendo que hiciste todo lo posible por ella. Un fuerte abrazo y mucho ánimo. Alfredo.

  • Reply
    Rommel
    6 julio, 2021 at 12:57

    Ayer le pusieron eutanacia a mi cachorro mike de 5 meses, le detectaron hidrocefalia y tumores ya no podia ver de un ojito, y le costaba caminar, estoy destruido pues lo queria como un hijo lastimosamente su veterinario me dijo que ya no podia hacer mas, me duele pues se fue parte de mi corarón con él. Lo enterre en mi jardin y plante unas flores. Todo me recuerda a él. Lo que me recibia cuando llegaba del trabajo, lo que todas las mañana se subia a mi cama, como no me dejaba ponerme mis zapatos para que no salga a trabajar, siento que le falle y me siento muy culpable.

    • Reply
      Alfredo
      7 julio, 2021 at 11:18

      Hola, Rommel. Lo siento mucho. Vaya historia más triste. Perder a un amigo siempre es duro, pero si encima es un cachorro…..
      Mucho ánimo y espero que todo pase, aunque siempre lo llevarás en el recuerdo. Un abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Jenny Palacios
    14 junio, 2021 at 07:44

    Hola Alfredo son la 1:3o am aquí. Mi gatito tiene RInotraqueítis y es VIF positivo. Recibió medicación endovenosa por 5 días m´ás 1 día de internamiento. Hoy volvió a hacer fiebre. Lo llevé corriendo al veterinario de emergencias. Me dijo que no había mucho qué hacer. Que estaba sufriendo mucho. Le puso un antipirético y me dijo que mañana su ´médico tratante le practique la eutanasia. No puedo creer, ya estaba bien. Ya no había hecho fiebre 3 días. Y justo el domingo cuando su médico no está, le sube la fiebre. Lo veo mal, ha bajado mucho de peso, no se mueve. Se hace pila donde está echado y no me importa, lo limpio con amor. Mañana es ese día. He hablado con él, mirándolo a los ojitos, le he dicho lo mucho que lo amo y que no quiero verlo sufrir y que me perdone porque seguro hice algo mal al no saber cuidarlo. Lo peor de todo es que sé que ya no debe sufrir, pero el apego, este apego humano y la culpa, la culpa, que aunque ya leí tu artículo anterior no se me pasa. Lo peor es esperar y mirarlo y esperar. Mi bebé. Y no lo puedo aceptar. Y no quiero. No quiero. Mi corazón se rompe en mil pedazos. Y se vuelve a armar y se vuelve a romper y así cada segundo que pasa. No se lo merece. Lo abrazaré todo, todo lo que pueda.Mi bebé. No quiero que se vaya, no quiero.

    • Reply
      Alfredo
      18 junio, 2021 at 09:21

      Hola, Jenny. Siento lo de tu peque. Seguro que has hecho todo lo posible, pero la vida es así y a veces nos manda este tipo de enfermedades y problemas. No es culpa de nadie. Un fuerte abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Carlos
    5 junio, 2021 at 09:33

    Hola Alfredo, gracias por tu escrito y tienes razón, las personas que amanos a los animales nos duele mucho perder a nuestra mascota, nosotros hace dos meses perdimos a nuestra perrita Africa y aùn nos sigue doliendo en el corazòn, ellos te dan todo su amor, cariño y fidelidad sin pedirte nada a cambio, nosotros nos sentimos orgullosos por que creo que le hemos dado muy buena vida y que ella a sido muy feliz con nosotros, y aùn hay muchos monentos que esta con nosotros aqui en casa ya q han sido dieciseis años de alegria con ella y la echamos muchisimo de menos, se que hace poco tiempo y que poco a poco esta pena se nos pasara, pero eso si, nunca la olvidaremos y siempre estara con nosotros en nuestro corazón, gracias por todo y tu trato hacia y con ella.

    • Reply
      Alfredo
      7 junio, 2021 at 12:59

      Hola, Carlos. Muchísimas gracias por este comentario. Siempre se nos queda un vacío a los dueños, y también a los que hemos vivido tanto con ellos. Muchas gracias por vuestra confianza. Un fuerte abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Ursula
    3 junio, 2021 at 12:49

    Gracias Alfredo por tu artículo,

    El día 6 hará un mes que mi gato Pirata nos dejó, mes y medio antes, le detectaron insuficiencia renal, todo fue muy rápido, lo tuvimos ingresado una semana en el hospital y bueno mejor muy poquito pero nos dijeron que podía vivir con su medicación perfectamente. El tiempo no se sabía, pero lo que si sabía es que el tiempo que le quedase tenía que ser feliz y vivir dignamente.

    Al mes todo se truncó y Pirata se puso muy triste y dolorido, lo llevé al veterinario y me dijo que íbamos a intentar otro tratamiento, pero tenía que ser consciente que el estaba muy malito, y si no funcionaba había que plantearse la eutanasia. Desde ese día, dejó de comer y beber, así que me puse a darle comida y bebida con jeringa. Fueron dos días muy duros para el y para mi, ya que era una lucha constante.

    Lo que si es verdad, que el, tenía muchas ganas de vivir pero al tercer día, lo vi derrotado cuando estaba dándole de comer, nos miramos y comprendí que esa no era vida para él. Así que tomé dos decisión en ese momento, una era terminar con el sufrimiento de Pirata y la otra de la que estoy de lo más arrepentida y fue hacerlo con una veterinaria a domicilio, no por hacerlo en el domicilio sino por la «profesional que contraté».

    Tengo que explicar ¿ el por qué de esa decisión?

    La última vez que mi niño vistió su veterinario y me dijo que fuese pensando en la eutanasia, Pirata lo paso muy mal en la salida de casa, estaba tan dolorido que no quería ya ni salir, jamás maullo con tanto dolor al salir de casa, así que por eso decidí que mi niño tenía que estar en casa en ese momento rodeado de sus cosas y su familia humana y gatuna.

    Así que llamé a mi veterinario, le comenté que pasaba, el veterinario de Pirata tiene mucho trabajo y me dijo que le era imposible, además el siempre a estado atento a Pirata, llamado todos los días para ver que tal me había dicho desde el hospital e incluso una vez fuera. Ojalá hubiese sido el , el que durmiera a Pirata y no la que contraté.

    Llegó esa mujer a casa, no voy a contar todos los detalles porque sería remover aún más todo, solo diré que cuando lo anestesio yo coloque su cuerpo, le dije a mi pareja, «mira tiene los ojos abiertos, nos está mirando» y ella me contestó, «no os mira, los gatos nunca cierran los ojos, ni os ve ni os siente»… en serio, creo que ese comentario sobraba, déjame pensar que mi niño está con nosotros.

    Y luego llegó la hora de la inyección, solo diré que la mujer realizó una carnicería con su patita, sangre, aguja para dentro, aguja para fuera… no lo quiero ni recordar el momento que vivimos allí.

    A pocos días de cumplir un mes desde que ya no está con nosotros, me siento culpable por haber dejado a mi niño en sus manos.

    Siento que le fallé a mi gato Pirata, siento no haber estado a su altura, siento rabia, impotencia, tristeza.

    Escribiendo este texto no puedo dejar de llorar.

    Nos ha dejado tan solos, fue un gato tan bueno, el veterinario y los del hospital, me decían que era un amor, que se dejaba hacer de todo sin quejarse. Y yo le tuve que dejar en manos de una energúmena. Que mal…

    Disculpad por todo lo que he soltado pero necesitaba desahogarme.

    Una vez más gracias por el artículo

    • Reply
      Alfredo
      4 junio, 2021 at 10:11

      Hola, Úrsula. Lamento por la situación que tuvisteis que pasar. Por desgracia, no siempre salen las cosas como queremos. Solo añadir que si el gato estaba sedado antes de buscarle la vena, no creo que sintiera demasiado y al final, se acortó todo el sufrimiento que le esperaba por la enfermedad si no hubieras tomado la decisión de dormirlo. Mucho ánimo. Un abrazo, Alfredo.

  • Reply
    Mª CARMEN SIGÜENZA
    3 junio, 2021 at 11:23

    Muchas gracias Alfredo,a lo largo de mi vida he tenido que pasar varias veces por ese trance y a veces con las mascotas de familiares y amigos,y siempre es un momento desgarrador,pero siempre hay que superarlo.
    Y como tú bien dices ,nunca entendí ni entiendo,esa gente que te dice «pero si es un amimal»no es para tanto……Pero asi es.
    Gracias por compartir,siempre habrá alguien que le ayude,y eso es bueno.

    • Reply
      Alfredo
      3 junio, 2021 at 12:38

      Hola, Mª Carmen. Muchas gracias por tu comentario. Todos los amantes de los animales hemos pasado por eso o lo pasaremos, y hay que sufrirlo y seguir adelante, diga lo que diga la gente. Un fuerte abrazo, Alfredo.

    • Reply
      Eloisa
      31 julio, 2021 at 17:57

      Lo siento mucho yo tube que eutanasiar a mi gata xispa este lunes pasado por insuficiencia renal, la lleve a la clinica en brazos porque ya no se aguntaba de pie, solo pesaba 2 kilos , le pusieron el sedante y como estaba tan mal no busco via el veterinario in yeccion letal directa al corazón. Muy duro yo estube presente. animos

      • Reply
        Alfredo
        2 agosto, 2021 at 18:02

        Hola, Eloisa. Siento lo de tu gatita. Mucho ánimo.

¡Déjanos un comentario!