Enfermedades Gatos La Asunción Perros

Dilatación torsión gástrica

Dilatación torsión gástrica en animales

Dilatación torsión gástrica

En el artículo de hoy quiero dar a conocer una grave enfermedad como es la dilatación torsión gástrica, la cual puede afectar a nuestros animales y además os damos algunos consejos para reducir los factores de riesgo para que ésta se produzca.

La dilatación torsión gástrica hace referencia a un aumento del tamaño del estómago (generalmente por gas, líquido, alimento o una mezcla de éstos) acompañado de una rotación (vólvulo) del estómago sobre su eje mesentérico. Se trata de una enfermedad de curso agudo, esto quiere decir que aparece de repente y va empeorando en muy poco tiempo. Además se considera una urgencia veterinaria, por lo que requiere una rápida actuación ya que la tasa de mortalidad está en torno al 50%, incluso pudiendo morir días después de la cirugía y hospitalización.

La dilatación torsión gástrica afecta, generalmente, a perros de razas grandes y gigantes con tórax profundo como son el Gran Danés, Pastor Alemán, San Bernardo, Doberman, Braco de Weimar o el Setter Irlandés, pero también se han dado casos en perros mestizos, en perros pequeños y en gatos.

Factores de riesgo

Se han descrito muchísimos factores de riesgo pero ninguno de ellos destaca como única causa desencadenante de una dilatación-torsión gástrica. Muchas veces es consecuencia de la combinación de varios factores de riesgo.

­ Edad. Aunque puede producirse a cualquier edad, es más frecuente en animales de edad media (entre los 5 y los 8 años).
­ Forma del tórax. Es más frecuente que ocurra en animales con tórax ancho y profundo.
­ La laxitud de los ligamentos gástricos. Si los ligamentos del estómago no tienen la tensión suficiente hay mayor riesgo de torsión.
­ Ingestión rápida de grandes volúmenes de agua y/o comida que generalmente van acompañados de aerofagia (ingesta de gas).
­ Ejercicio postprandial (después de las comidas) o preprandial (antes de las comidas).
­ Digestiones lentas.
­ Influencia climática. Hasta caídas de la presión atmosférica pueden influir.

¿Cómo ocurre y cuáles son los síntomas?

Para que lo podáis entender mejor, lo que se produce es una gran dilatación del estómago (se hincha como si fuera un globo) y se gira sobre sí mismo. Lo que no está claro, qué es lo que ocurre antes, si primero el estómago se dilata y luego rota o lo contrario, si primero rota y como consecuencia, el estómago se dilata.

En cualquier caso, esto tiene sus consecuencias. Al girar el estómago o por la propia dilatación del estómago, se comprimen numerosos vasos sanguíneos, incluso órganos como el bazo que se sitúan muy próximos en la cavidad abdominal. Como consecuencia de esto se producen úlceras gástricas y/o esplénicas, trombosis, hipoxia… que pueden derivar en necrosis, shock hipovolémico por el aumento de la presión venosa, afecciones cardiacas, CID, endotoxemia, fallo multiorgánico y muerte.
Como ya os he comentado, la sintomatología comienza de repente, hasta entonces el animal estaba perfectamente. El animal suele presentar una combinación de los siguientes síntomas:

  • ­Arcadas improductivas (quiere vomitar pero no puede).
  • ­­Vómitos, generalmente espumosos, a veces sanguinolentos.
  • ­­Salivación excesiva.
  • ­­Inquietud.
  • ­­Disnea (dificultad para respirar).
  • ­­Arritmias cardiacas.
  • ­­Dolor abdominal.
  • ­­Abdomen hinchado.
  • ­­Mucosas congestivas (muy rojas).
  • ­­Si pasa demasiado tiempo puede haber debilidad, coma, etc.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico se realiza por la anamnesis, la exploración física, hallazgos de laboratorio… pero la prueba diagnóstica por excelencia que confirma nuestras sospechas es una radiografía de abdomen que, además, presenta una imagen radiográfica característica.

El tratamiento es de urgencia y requiere hospitalización para estabilizar al paciente. Se comenzará tratando el dolor del animal, administrando fluidoterapia y realizando una descompresión gástrica (mediante punción gástrica percutánea o mediante sondaje orogástrico). Una vez que el animal esté estable es necesario realizar cirugía (gastropexia) para volver a colocar el estómago en su posición original.

El pronóstico es reservado pero influye mucho el estado en el que llega el paciente a la clínica, si los signos clínicos perduran más de 6 horas o si hay hipotensión, necrosis gástrica, arritmias, CID o sepsis, se aumenta el riesgo de muerte.

Recomendaciones para evitar factores de riesgo

Aunque siempre os animo a que realicéis actividades deportivas con vuestros perros (senderismo, marchas solidarias, etc.) os aconsejo que no le administréis comida pocas horas antes o después de realizar ejercicio, al igual que debéis evitar que beba agua de forma desmesurada y sin parar. Cuando volváis de realizar ejercicio, ir ofreciendo el agua poco a poco.

Si tenéis varios animales en casa y suelen competir por la comida, podéis separarlos a la hora de comer para evitar competencias y favorecer así que coman más lento. Si suelen comer toda la ración de golpe, es aconsejable que repartáis la cantidad diaria de comida en dos o tres tomas.

En algunas razas, como el Gran Danés, se llega a recomendar la gastropexia preventiva (cirugía) para evitar que se produzca.

También te puede interesar…

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies