Enfermedades Gatos La Asunción

Mi gato no puede orinar

mi gato no puede orinar

Si tenéis un gato macho en casa es muy importante que saquéis unos minutos para leer este artículo, ya que podríais salvarle la vida si actuáis con rapidez. En el artículo de hoy voy a hablar de un proceso que ocurre con una mayor frecuencia en gatos machos y que detectarla a tiempo es determinante para su supervivencia. El término general por el que se le conoce a dicho proceso es FLUTD (Enfermedad del Tracto Urinario Inferior Felino), no se trata de una enfermedad sola, sino de una serie de enfermedades que acaban produciendo una obstrucción de la uretra en la punta del pene y provoca que nuestro gato no pueda orinar. La uretra es el conducto que conduce la orina desde la vejiga urinaria hacia el exterior y es ahí donde sucede el problema. Este proceso se da con relativa frecuencia en gatos machos porque dicho conducto (uretra) es muy estrecho y mucho más largo en machos que en hembras, por lo que cualquier inflamación, coágulo, sedimento urinario, etc. puede obstruirlo con facilidad. Si se obstruye y no se detecta pronto puede acabar siendo MORTAL ya que la vejiga puede romperse, fallar los riñones o producirse un infarto de corazón por acumulo de ciertas sustancias en sangre.

Puede ocurrir en gatos de todas las edades pero de normal sucede en animales de edad media y se relaciona más frecuentemente con gatos que presentan sobrepeso, ya que suelen ser gatos más inactivos. Otro factor que lo predispone es que el gato solo coma pienso seco debido a que de normal los felinos están acostumbrados a beber poca agua y una alimentación basada solo en alimento seco no ayuda. Y por otro lado, dietas basadas en piensos de mala calidad también lo predispone ya que cambian el pH de la orina favoreciendo que se infecte y/o se formen cristales en ella con mayor facilidad.

Debido a que el Síndrome Urológico Felino es un problema muy serio, ayuda mucho al veterinario si el dueño detecta el problema con rapidez, ya que a mayor tiempo que va pasando obstruido el gato hay mas riesgo de no recuperarse y poder morir. Poned atención a los síntomas que os voy a explicar porque son cosas muy sutiles pero que pueden resultar fáciles de detectar si las conocéis de antemano.

Síntomas para detectar que nuestro gato no puede hacer pis

Los problemas que podéis detectar con mayor frecuencia en casa es que vuestro gato no orine bien, intenta hacer pis y no tira nada, va al arenero con más frecuencia de lo normal, presenta excesivo lamido de la zona perineal o abdomen e incluso “maulla” de dolor cada vez que va al arenero. También podemos encontrar gatos que hacen pis fuera del arenero o incluso presencia de sangre en la orina. El mayor problema que encontramos en muchas ocasiones es cuando hay varios gatos en casa, ya que no podéis controlar tan fácilmente qué gato está orinando y cuál no. En más ocasiones de las que nos gustaría, nos encontramos en la clínica con un gato que ya lleva varios días sin orinar y ha comenzado con fallo de los riñones. Cuando el riñón falla, ya aparecen síntomas de enfermedad renal como son vómitos, anorexia, etc. y estos casos son los que resulta más complicado solucionar, incluso actuando nosotros rápidamente puede que ya sea demasiado tarde para él. En caso de duda, mejor dividirlos y dejarlos cada uno con un arenero diferente para saber cuál de ellos es el que está orinando fuera o el que presenta sangre en la orina.

Como causa más habitual de esa obstrucción nos encontramos cálculos urinarios o urolitiasis. Puede ser que tenga cálculos como tal o un acumulo de cristales formando arena sin llegar a ser una piedra, incluso esto último también puede llegar a obstruirlos. Algunos cálculos se pueden disolver con la dieta pero otros necesitan ser extraídos con cirugía y posteriormente una dieta especial para evitar que vuelvan a formarse de nuevo. Otra causa muy común es una infección urinaria por bacterias, hongos, parásitos o incluso hasta virus pueden producir obstrucción de la salida de la orina. En el caso de tratarse de un gato mayor puede estar relacionada esa infección con una enfermedad más grave como diabetes, enfermedad renal, etc.

Problemas urinarios en gatos senior

En gatos menores de 10 años, y más frecuentemente en gatos de 1 o 2 años, nos encontramos con una enfermedad llamada “Cistitis idiopática Felina”. Su nombre indica que se trata de una enfermedad urinaria que no tiene causa aparente. Tranquilos, porque habéis leído bien, no es que me haya equivocado. Esta enfermedad, la diagnosticamos cuando excluimos todas las causas posibles de esa obstrucción ya que no existe una prueba específica para detectarla. Normalmente está asociado a estrés, cambios en la dieta, etc. y se produce por espasmos dolorosos en el conducto mencionado anteriormente (uretra) sin ser una obstrucción “in situ” de la propia uretra, aunque acaba produciendo los mismos síntomas que si se hubiese obstruido. Normalmente, si se da por este problema suele ser recurrente y el mismo gato tendrá otro episodio en menos de un año. En estos casos, el tratamiento para evitar recurrencia se basa en dietas con algo de contenido en agua (productos enlatados) y otros productos o acciones (poner aquí el link al de juegos para gatos) que eviten al máximo posible el estrés .

Como ya he nombrado al principio, se trata de una urgencia médica, por lo que en estos casos el gatito tendrá que quedarse hospitalizado, hay que sondarlos para poder desobstruirlo y facilitar la salida de la orina, además de rehidratarles con suero intravenoso a través de una vía.

Como prevenir la enfermedad y conseguir que nuestro gato pueda orinar con normalidad

Y tras todo esto, os estaréis preguntando: ¿Como podemos ayudar a que esto no suceda en casa? Lo mejor es que consultéis al veterinario sobre la mejor alimentación para tu gato. Es mejor intentar suplementar con algún alimento húmedo (producto enlatado, bocaditos tiernos, etc.) que lleve un aporte extra de agua para que estén siempre bien hidratados. También está fuente de agua para gatosdocumentado que el uso de fuentes de agua para gatos hace que beban más cantidad de agua ya que como seguro que habéis comprobado en casa, a los gatos les gusta beber agua que está en movimiento. O si no disponemos de este dispositivo, intentar abrir algún grifo en casa de vez en cuando para estimularles la sed. Por otro lado, si hay varios gatos en casa tiene que haber un número adecuado de cajas de arena y mantenerlas siempre lo más higiénicas posibles. Ayuda mucho el reducir el estrés en casa y mejorarles el ambiente todo lo que podamos.

Con el artículo de hoy no trato de inducir el miedo a todo propietario de gatos, solo comunicar la importancia de este proceso y que es relativamente frecuente. Pensad que ellos no pueden hablar y son animales muy fuertes que nunca se quejan hasta que es demasiado tarde. Y como sucede en todas las enfermedades de nuestros amados animales, si se detecta antes de ser muy grave siempre tendrá una solución más rápida y mejor.

También te puede interesar…

No hay comentarios

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies