Gatos La Asunción

Cómo educar a nuestro gato. ¿Eso es posible?

como educar a tu gato

Sabemos que a los perros se les consigue educar incluso para que hagan palmas mientras hacen equilibrio con una salchicha en el hocico, pero ¿qué pasa con los gatos? ¿se puede educar a un gato? La mayoría de la gente, cuando adopta un gato, ya sabe que va a ser el que mande en casa y que se harán las cosas cuándo y donde él quiera. Si no eres de esa mayoría y ya empiezas a hacerte las siguientes preguntas: ¿Cuántos arañazos y mordiscos somos capaces de soportar por amor a nuestro precioso gatito? ¿Cuántas alfombras, cortinas y sofás? Este es tu artículo. 

Los gatos son una compañía estupenda para quien sabe valorarlos. Son animales muy inteligentes, limpios y, por lo general, muy cariñosos. Sin embargo, podemos vivir situaciones incómodas si no intentamos educarlos y corregir algunos de sus comportamientos. En este artículo os daré algunos consejos para enseñar a vuestro gato a no morder, a usar su rascador y a jugar de forma adecuada con nosotros. Eso sí, como me encantan los gatos y los conozco desde hace muchos años, no garantizo los resultados.

 

EDUCA A TU GATO DESDE CACHORRO

Como ocurre en la mayoría de los problemas de conducta, los resultados son mejores y llegan más rápido si se trata de un gato joven. Por ello, es importante dedicar tiempo y paciencia a la educación de nuestro gatito, aunque nos divierta el juego y no nos haga daño, debemos ser conscientes de que si no corregimos el problema cuando son cachorros, luego será más complicado de arreglar.

Es aconsejable y yo diría que imprescindible, si el tiempo lo permite, dedicar un tiempo todos los días a jugar con nuestro gatito. Nuestro objetivo será enseñarle a jugar de forma tranquila y equilibrada, sin ser agresivo, ni morder ni arañar. Existen varios tipos de juguetes que suelen gustarles mucho, como los tipo “caña de pescar”, así como otros juguetes como el Kong o de inteligencia.

Es muy importante para los gatos, que consigamos recrear en nuestra casa un entorno lo más parecido posible a lo que se encontrarían en el hábitat natural. Es lo que se llama enriquecimiento ambiental. De esta forma, conseguimos que estén entretenidos y hagan ejercicio. Si queréis saber a qué me refiero, la casa tiene que estar más o menos como la de una familia con 5 niños pequeños, los gatos deben tener cosas para entretenerse Además, podemos añadir el uso de feromonas sintéticas como aparecen en el siguiente enlace, para crear un ambiente más relajado en casa.

 

TRUCOS PARA EVITAR QUE NUESTRO GATO NOS MUERDA

Siempre que el juego se convierta en un ataque de mordiscos o arañazos a nuestras manos o pies, es aconsejable cortar el juego, por ejemplo, cambiando nuestra actitud y empezando a ignorarle o incluso llevándolos a una habitación apartada como castigo si vemos que sigue el comportamiento. También podemos emitir un pequeño grito de dolor o pitido justo en el momento que el gato muerde, imitando la forma en que la madre hace saber a sus gatitos que le están haciendo daño. Regañar, gritar o castigar físicamente al gato solo agravará el problema de conducta. Resulta más eficaz trabajar en su educación mediante el refuerzo positivo: jugar y prestar atención a nuestra mascota cuando esté relajado, y a continuación, premiarlo. De esta forma, reforzaremos las conductas de juego tranquilas y tendremos más posibilidades de que las repita posteriormente.

 

¿TU GATO LO ARAÑA TODO? TEN EN CUENTA ESTO

Para nuestro gato es importante tener un rascador en casa donde poder afilar sus garritas. Lo ideal es situar este rascador en la zona de la casa donde el gato pasa la mayor parte del tiempo.
Podemos intentar atraerlo a su rascador por el olfato, rociándolo con valeriana para llamar su atención. Además, el rascador puede formar parte del tiempo de juego: poner sus juguetes favoritos cerca, arrastrar una pluma sobre la superficie del rascador o colocar algún tejido blando que los anime a usar sus garras. Por supuesto, después del uso del rascador reforzaremos esa conducta con caricias o premios. Debéis tener en cuenta que el refuerzo positivo en los gatos no es el mismo para todos. Puede que haya gatos que estén encantados con una caricia, pero para otros, es mejor un premio, ya que las caricias puede que les resulten desagradables.

Sin embargo, otro problema bastante común de conducta es el uso del sofá, alfombra o cortinas como rascador. Para evitar que estos comportamientos se conviertan en costumbre, a veces ayuda utilizar un bote lleno de monedas o algún objeto que haga ruido, y lanzarlo cerca de las cortinas o del sofá cuando nuestro gato esté a punto de afilarse allí las uñas. De esta forma, conseguiremos que relacione el ruido brusco y fuerte con un acto que no nos gusta que haga en casa. En mi opinión, utilizar el agua para asustarlos no es una buena idea porque aunque no es necesario bañar a los gatos, si queremos hacerlo en algún momento dado, es mejor que el agua no se haya utilizado anteriormente para un castigo.
En alguna ocasión, algún cliente se ha quejado de que su gato ha cogido su mochila del gimnasio u otro objeto similar como rascador. En estos casos, yo siempre recomiendo que salvo que la mochila cueste miles de euros, es mejor que se acostumbre a destrozar eso antes que el resto de la casa.

Como os comentaba al principio, en este artículo trato de haceros ver que a los gatos no se les debe dejar a sus anchas para ciertas cosas, y que hay que intentar educarlos para que la convivencia sea lo más agradable posible para todos. Os deseo mucha suerte y a disfrutarlos!

No te pierdas estos otros artículos

Sin comentarios

    ¡Déjanos un comentario!

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies